Vivienda y medio ambiente

Construir una casa por esfuerzo propio

Para comprender hasta dónde es apropiado el concepto popular de que es imposible para la mayoría de los cubanos construirse una casa por esfuerzo propio sólo se necesita leer los requisitos que imponen las entidades estatales de la vivienda: el Instituto Nacional de la Vivienda (INV), el Instituto de Planificación Física (IPF), las Direcciones Provinciales de Vivienda (DPV) y las Direcciones Municipales de Vivienda (DMV).

De acuerdo a las Instrucciones, para comenzar debe dirigirse a la Comisión del Concejo Popular, creada a estos fines, y hacer la solicitud. Los Concejos Populares son gobiernos regionales en los barrios, integrados a su vez por otros más pequeños denominados circunscripciones.

Los casos serán evaluados por los siguientes aspectos:

a) Acciones constructivas asignadas al Concejo Popular, respaldadas por los fondos mercantiles. Los fondos mercantiles son los recursos materiales asignados para reparar o construir una vivienda, los que siempre son muy escasos, y casi siempre quedan en manos de los especuladores. O van a sus familiares y amigos, o los utilizan para su lucro personal.

b) Conducta laboral social. Quiere esto decir que el solicitante deberá trabajar, preferiblemente, para el Estado, y deberá manifestar públicamente una actitud de simpatía hacia el gobierno.

c) Necesidades habitacionales. Tendrán preferencia los que vivan en el mayor hacinamiento familiar.

Si la solicitud es aceptada, el solicitante debe presentarse en la Unidad Municipal de Inversiones de Vivienda (UMIV) para iniciar el proceso de solicitud de licencia o autorización de construcción por esfuerzo propio, y presentar:

a) Un aval de la Comisión de su Circunscripción o Concejo Popular. El aval deberá describir las necesidades habitacionales del solicitante, y sus características políticas e ideológicas.

b) Declaración jurada de la composición del núcleo familiar. Este acápite es para evitar que la construcción tenga más habitaciones que el número de personas que habitarán la vivienda.

c) Procedencia de los materiales, que exige que los materiales provengan de fuentes lícitas, para evitar que se compren en el mercado negro, cuestión imposible en la mayoría de los casos.

d) Documento de titularidad. Para evitar que el solicitante sea propietario de más de una vivienda.

Una vez entregados los documentos en la UMIV, hay que esperar a que la UMIV conforme y presente un expediente a la Comisión Municipal de la Vivienda para su aprobación. La espera puede prolongarse meses y hasta años si no hay entre el solicitante y algún funcionario influyente un parentesco o una amistad.

Cuando la UMIV apruebe la solicitud, informará los deberes y derechos al solicitante, y le orientará los trámites para la autorización de la licencia o autorización de construcción, que podrá realizar a título personal o contratando estos servicios en la oficina del arquitecto de la comunidad u otra entidad del estado.

Cuando el que solicita construir por esfuerzo propio trasciende esta etapa, habrá llegado sólo a un punto muerto, donde tendrá tiempo para tomar un respiro de satisfacción y optar por desmayar en su empeño o continuar contra lo imposible. El próximo capítulo será caminar entre los derechos y los deberes, y soñar con una casa ubicada en el horizonte de sus posibilidades.

Los derechos y los deberes

Véanse los derechos y los deberes para construir una vivienda por esfuerzo propio en Cuba, y se comprenderá el alcance de la popular frase: "Construirse una cada por esfuerzo propio es un imposible para la mayoría de los cubanos".

Derechos:

  • Solicitar la asignación de un terreno estatal".

Conseguir un terreno estatal implica los mismos requisitos explicados en el capítulo anterior: lazos familiares o vínculos amistosos con un funcionario influyente en alguna de las instancias relacionadas con la vivienda. En su defecto, si el recurso monetario se lo permite, repartir dádivas. Requisito imprescindible, además de tener una proyección política favorable al gobierno.

  • Adquirir un solar directamente de su propietario previa aprobación de la Dirección Provincial de la Vivienda (DPV), o la cesión de uso de azoteas, siempre que no existan restricciones urbanísticas, técnicas o legales o lo impida una entidad autorizada".

Los terrenos y las azoteas vendidas por los privados tienen precios tan elevados que imposibilitan su adquisición -siempre al contado- a una gran parte de los necesitados.

  • Contratar la elaboración de un proyecto para la construcción a la entidad autorizada al efecto, u obtenerlo gratuitamente de un profesional competente que puede ser familia del titular".

En este acápite se aprecia muy claramente la máxima gubernamental: SÓLO EL ESTADO PUEDE COBRAR.

  • Contratar asistencia técnica en la entidad autorizada u obtenerla gratuitamente de un familiar probado del titular".

Las brigadas constructivas, que son las que brindan asistencia técnica no existen en la mayoría de los municipios del país debido a su baja rentabilidad de ellas y al poco estímulo para sus trabajadores.

  • Solicitar, de acuerdo con las normas establecidas, la correspondiente licencia de construcción".

Quiere esto decir en buen cubano: chocar con la burocracia y esperar o desistir de construir.

  • Adquirir los materiales y productos de construcción en la entidad autorizada".

Las entidades autorizadas, generalmente son almacenes a los que aquí se les llama rastros, y cuyos trabajadores lucran con las asignaciones, por lo que cuando el que construye por esfuerzo propio va a comprar, pocas veces consigue lo que necesita.

  • Alquilar equipos, herramientas y otros medios necesarios para ejecutar los trabajos a través de las vías establecidas al efecto".

Este tipo de servicio es tan ineficiente que se puede decir, sin temor a equivocación, que en la práctica no existe.

  • Contratar la ejecución de trabajo especializado con la entidad autorizada a brindar estos servicios".

Generalmente esta entidad solamente brinda servicio especializado a determinados casos sociales.

Deberes:

De la misma manera que los derechos, los deberes hacen frustrar el propósito de los ciudadanos de construir por esfuerzo propio, y tienen el propósito de dar una apariencia legal, sólo en papeles, a una necesidad social tan vital como es tener una vivienda.

  • Garantizar la calidad establecida por las normas y regulaciones vigentes para la ejecución de la obra".

Muchos de los que construyen por esfuerzo propio se quejan de que los materiales que se venden en los rastros están adulterados, lo que va en detrimento de la calidad.

  • Ejecutar la obra ajustándose estrictamente al proyecto aprobado mediante la licencia de construcción".

Este acápite no se puede cumplir, al menos que la obra sea un caso excepcional, al cual se le garantizan todos los materiales que precisa el proyecto.

  • Emplear los materiales y productos asignados por el estado a través de los fondos mercantiles para su destino autorizado y no venderlos o cederlos a terceros o utilizarlos para otros fines".

Frecuentemente, cuando las personas se enfrentan a tantos obstáculos desisten de continuar la construcción y deciden vender los materiales para sacar resarcirse de los gastos.

  • Mostrar a las autoridades y funcionarios competentes cualquiera de los documentos relacionados con la construcción -vales o facturas- que acrediten la procedencia o autorización de construcción de la vivienda: Proyecto, licencia o autorización, así como la matrícula de identificación de la construcción, etc."

De incurrir en algún delito, cosa que inevitablemente ocurre en la mayoría de los casos, le podrían quitar la licencia para construir al que levanta su propia casa, el cual siempre está a merced de los inspectores.

  • Cumplir las disposiciones que establece el reglamento y las demás que establezca el reglamento para la construcción por esfuerzo propio o dispongan el INV y IFF".

Las disposiciones establecidas por el reglamento no se pueden cumplir en la generalidad de los casos, y muchos de los funcionarios de estas entidades están conscientes de que construirse una casa en Cuba es casi imposible.

Como se puede apreciar, son muchas las dificultades para construir una vivienda propia, que aumentan debido a la burocracia de un sistema empeñado en dar jaque a cualquier iniciativa privada.

cnet/07 (www.cubanet.org) - Martes, 15 de Julio del 2003

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar