Transporte

La muerte en bicicleta

Compadre, esto es la muerte en bicicleta, ¿quién nos mandó a meternos en esta? ; es esta  la única expresión que encuentro  buscando alguna explicación sobre esta frase muy cubana, porque en realidad hasta donde sé, no se dice en otros países.., ¿o sí? Un asunto o circunstancia en presente es eso..., “la muerte en bicicleta” cuando se hace difícil, arduo y de consecuencias nada agradables. Esto es la muerte en bicicleta se dice en un rápido diálogo y es suficiente para decir que la cosa esta mala…, no que mala, malísima.

Junto a esta frase anda, y no en bicicleta precisamente, otra que expresa lo difícil de algo que se hace o se pretende hacer pero que resulta muy dificultoso; me refiero a la conocida frase  de “pasar el Niágara en bicicleta”. Pruebe usted a pasar las cataratas del Niágara en bicicleta y vera a que se refiere el habla popular. Esto es, pasar el Niágara en bicicleta, está pasando el Niágara en bicicleta, expresiones que definen un momento muy peliagudo.

En México el evento de la muerte trae aparejado un conjunto de creencias, ritos y tradiciones; esto en un país donde se rinde culto a los muertos desde épocas prehispánicas. Ante la creencia de que los muertos “regresan” cada año, los mexicanos se preparan con coloridas ofrendas para halagarlos. La muerte está presente  en las creencias y por supuesto en  toda la estructura cultural de este país. Tal es así que se ha llegado a establecer un culto a la Santa Muerte que cada día gana más y más devotos.

La muerte o calaca aparece  no solo el día de muertos y es parte de manifestaciones  culturales que encuentra su máxima expresión en la creatividad de José Guadalupe Posada grabador, ilustrador y caricaturista mexicano célebre por sus dibujos de escenas costumbristas, folclóricas, de crítica socio-política y por sus ilustraciones de calacas o calaveras, entre ellas La Catrina.

La Catrina originalmente llamada La Calavera Garbancera, es una figura creada por José Guadalupe Posada y bautizada por el muralista Diego Rivera. La versión original es un grabado en metal autoría del caricaturista José Guadalupe Posada, el nombre original es “calavera garbancera”. “Garbancera” es la palabra con que se conocía entonces a las personas que vendían garbanza que teniendo sangre indígena pretendían ser europeos, ya fueran españoles o franceses (este último más común durante el porfiriato) y renegaban de su propia raza, herencia y cultura.

Como es de suponer el caricaturista aportó imágenes de la muerte en bicicleta que aun hoy encontramos en otras creaciones artesanales, en esta novedad de hacer pedalear a la muerte.

Además de pasar el Niágara en bicicleta, algo que venimos haciendo los cubanos desde que nos llegó el comunismo hace ya tanto  que en relación al tiempo superó el porfiriato. Padecimos y padecemos de tantas privaciones que nos es familiar seguir cruzando tan difícil camino en bicicleta.

Estas, la bicicletas, se metieron de lleno en Cuba cuando el periodo especial, dicen que en tiempos de paz, pero paz no tenían las tripas en ese tiempo. Del transporte ni de qué hablar; este desapareció dando paso a la guagua de san Fernando unas veces a pie y otra caminando, hasta que los hermanos ideológicos, esto es los chinos, enviaron más de un millón de bicicletas para paliar los problemas del trasporte en la Isla. Emparrillarsefue una moda y las bicicletas,  que como todos no alcanzaron porque había pero no te tocaban; se convirtieron en un objeto muy deseable y objetivo preferido  de los ladrones.

Fue así que andar por La Habana se convirtió en “la muerte en bicicleta” pues entre los accidentes de tránsito y los robos violentos podía usted perder no solo la bicicleta sino la vida. Fui testigo de una salvaje golpiza a un bicicletero en la esquina de Suárez y Gloria, ante la mirada de muchos testigos y las bromas de no pocos para quitarle la bicicleta y hacerla desaparecer en un cercano solar de aquel vecindario. Había hambre, no había transporte y nos convertimos en salvajes.

Por ese tiempo se hizo popular una frase que describía muy bien el periodo especial que vivimos los cubanos. Periodo especial que para muchos no ha terminado. Es una frase que define ese momento en que miles de cubanos con el estómago estragado salían a trabajar o a luchar la jama. La incluyo aquí tal y como se decía, aun cuando lleve una expresión algo indecente…, era una recomendación: Aprieta en culo y dale a los pedales.

Eso fue lo que hicimos, aceptar la realidad por dura que fuera, admitir que no había salida y que con el comunismo, que es ya la muerte en bicicleta, continuaríamos pasando el Niágara en bicicleta, solo con apretar el culo* y darle a los pedales.

*..., lo siento quitar tan indecente sustantivo pierde el sentido de la frase.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar