• Está aquí:
  • Inicio
  • Tradiciones y leyendas cubanas

La nochebuena en Cuba

La fiesta tradicional de la familia cubana era, sin lugar a dudas, la noche del 24 de diciembre de cada año popularmente conocida como Nochebuena. Era la reina de las festividades por cuya intención se hacía realidad uno de los más nobles anhelos de corazón humano: la reunión de la familia en torno a los padres y abuelos.

El cubano acostumbrado a una geografía generosa pero a veces devastada por tormentas y huracanes y a una economía con altas y bajas según los precios del principal rubro económico, la caña de azúcar, nunca imaginó futuro alguno privado de celebrar su tradicional fiesta navideña. Primero se hundiría la isla de corcho, como se le decía a Cuba, antes de dejar de celebrar la Nochebuena.

Era la fiesta de todos sin excepción donde la voluntad celebrante se favorecía con el bajo precio de los productos propios de la ocasión. Como si ello fuera poco y para facilitar la fecha, era costumbre la difusión del aguinaldo pascual donde todos eran receptores y emisores. El aguinaldo patronal potenciaba la circulación del dinero de modo que todos daban y al mismo tiempo recibían.

0
0
0
s2smodern

Los raros prejuicios entre cubanos

Hace algún tiempo miraba una foto de esas que se toman casi al azar y después aparecen en alguna que otra página Web. Se trata de un letrero sobre un cartón con algunas frases entrelazadas y aparentemente sin sentido que colgaba entre dos edificios de la ciudad de la Habana, el texto dice así:

“Querido Santiaguero: Seguimos siendo leones “aunque” no seamos campeones, lo que si nunca seremos: Ni palestinos, ni estafadores, ni chivatones !Ah! Y no vamos a joder a casa de nadie. Por favor avispas regresen al Chago”.

Para aquellos que no son cubanos, estos términos son difíciles de interpretar pero para los cubanos, hay en esas palabras hay un mensaje inequívoco de exclusión y fuertes prejuicios de los “habaneros” hacia los “orientales”.

0
0
0
s2smodern

El baúl de Ña Trina

Un baúl mágico para el pronóstico del tiempo

Mucho más tiempo de permanencia en sus funciones como profeta que el famoso Sapo del Tesico, como es lógico, se mantuvo el no menos afamado barómetro conocido como “El baúl de Ña Trina”. Así fue llamada—sin que aparezca nombres ni apellidos en esta historia-- una respetable señora oriunda de la Octava Villa por allá por los comienzos del siglo XIX.

Y la señora Ña Trina era propietaria de un baúl de madera forrado en cuero que cumplía la doble función de guardar la ropa y pronosticar el estado del tiempo como sin igual meteorólogo.

¿Cómo sucedía la magia?

0
0
0
s2smodern

La india Sension

Cuentan que por la región oriental de Cuba, vivía una familia de mulatos que tenían una hija muy bonita llamada Ascensión, pero todos en el lugar la llamaban la India Sension, porque era mulata y de pelo lacio.

Una vez, Sension estaba conversando con un joven que la pretendía, y el padre de la muchacha los vio y se disgusto tanto que decidió mudarse con su familia a otro lugar.

El lugar al que se mudaron estaba cerca de una laguna. Todo transcurrió tranquilamente y sin problemas, hasta que una vez, Sension fue sorprendida por su madre conversando junto a la laguna con el pretendiente que a sus padres tanto disgustaba, el cual la siguió hasta encontrarla de nuevo.

0
0
0
s2smodern

El silencio de los pregoneros

El vocerío del pregón se apagó y no por arte de magia. La decisión gubernamental de arreciar la represión contra todo lo que se considera ilegal en Cuba, tapó las bocas que pregonaban de puerta en puerta. Las calles quedaron en silencio.

El pregón renació a mediados de los años 90, cuando el gobierno cubano se vio precisado a conceder licencias de venta de comestibles ante la imposibilidad de satisfacer las demandas de la población. Desde el fin de siglo pasado tuvo sus altas y bajas, pero persistió. Hoy, ya no hay alternativa ante el ukase gubernamental de liquidar el mercadeo.

0
0
0
s2smodern

La Charada Cubana

La charada es un acertijo en la que se trata de adivinar una palabra, haciendo indicaciones sobre su significado. En Cuba la charada es una tabla compuesta de 100 número consecutivos del 1 al 100. Los primeros 36 número están tomados de la llamada charada china o chiffá, los restantes son producto de la imaginación popular.

Los sueños se relacionan con los números de la charada y éstos sirven de cábala para jugar a la lotería o la "bolita".

0
0
0
s2smodern

Tres vueltas a la ceiba

El 15 de noviembre, víspera del aniversario 491 de la fundación de la Villa de San Cristóbal de La Habana, no fueron pocas las personas, viejas y jóvenes que, siguiendo la tradición, le dieron tres vueltas a la ceiba de El Templete, mientras pedían un deseo. Allí, de acuerdo a las investigaciones, tuvo lugar la primera misa y el primer cabildo de la ciudad.

Karina es una las jóvenes que dio las vueltas a la ceiba y pidió un deseo.

-Siempre he pedido a la ceiba que me ayudara a viajar al extranjero, y así mejorar mi vida y la de mi familia, y me premió con el sorteo de visas de la Oficina de Intereses de Estados Unidos.

0
0
0
s2smodern

El cubano y la tiñosa

A veces, cuando mi mente se abre a la reflexión pienso en la suerte que pueden estar corriendo las auras tiñosas.

Estos buitres caribeños que señorean en el cielo cubano nunca han gozado del afecto popular. Prejuicios y fetiches siempre le han acompañado. El miedo que suscita el vuelo de la tiñosa sólo es comparable al que provoca la terrible mirada de una lechuza.

"Me parqueó una tiñosa" se dice cuando alguien se refiere a una mala noticia recibida. "Es un tiñosero", cuando alguien nos contradice o se nos opone. Pero quizás el único enemigo natural de importancia para estas aves haya sido el hombre.

0
0
0
s2smodern

Una isla orgullosa de su herencia africana

Pocos visitantes de La Habana se pierden la plaza de la catedral, donde mujeres con los vestidos blancos de la santería afrocubana y que fuman grandes cigarros leen la suerte con las cartas del tarot frente a la imponente iglesia barroca.

Otras, con vestidos coloridos que recuerdan a las diosas afrocubanas y a las bailarinas de flamenco españolas posan para las cámaras de los turistas, mientras bandas de música mezclan la vibración de los tambores africanos con el sonido melancólico del violín.

Aquí, como en cualquier otra parte de la capital cubana, la gente expresa su satisfacción por la elección de Barack Obama como el primer presidente negro de Estados Unidos. Pero el interés es moderado, porque los cubanos no necesitan a Obama para sentirse orgullosos de su herencia africana.

0
0
0
s2smodern

Tatagua

Cuentan que en los tiempos remotos, en Cuba, antes que llegaran los colonizadores españoles, había una india muy bonita llamada Aipiri.

Esta joven era muy dada a las fiestas y a las diversiones donde podía deleitar a todos con su melodiosa voz y con sus bailes.

Un día, Aipiri se casó, y de esa unión nacieron seis hijos, pero a pesar que los años habían pasado, ella no lograba adaptarse a la vida de familia, y echaba de menos las fiestas y los guateques.

Pero un día, mientras su marido trabajaba en el campo, ella se fue a una fiesta dejando solos a sus hijos en la casa, y día a día ella se ausentaba mas y mas.

0
0
0
s2smodern

Pérdidas folclóricas

Antonio Alegrías, prior de la Orden de San Francisco escaló con sus feligreses el cerro más alto de Holguín (275 metros), el 3 de mayo de 1790. Cargaba una pesada cruz de madera que colocó en la cima. Ese día hubo juegos de cintas, equitación, peleas de gallo. Se bebieron refrescos y aguardiente y se comió cerdo asado. Nacían así las Romerías de Mayo.

Bayamo, fundada el 5 de noviembre de 1513 por Diego Velázquez, tuvo también desde la época colonial su Fiesta de las Flores, desaparecida innecesariamente, se intenta ahora revivirla.

Una gran ceiba sustituta de la original frente al monumento El Templete en La Habana Vieja marca el lugar en que, según las Actas Capitulares, se fundó la villa San Cristóbal de La Habana (1519) y se ofició la primera misa, como era la costumbre.

0
0
0
s2smodern
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4