Largando por mi boca, asere

Mis visitas al Veguero Robaina

Decir que soy amigo de D. Alejandro Robaina experimentado veguero del mejor tabaco del mundo sería pedante por mi parte. Él es amigo de todos no creo que tenga enemigos.

Zino Davidoff. Una autoridad en todo lo que sea hablar del amplio mundo del tabaco dijo: ¡¡En las tierras donde se cultiva el tabaco no puede existir el odio!!.Y en palabras de Don Alejandro Robaina: ¡¡Le debo todo lo que sé y lo que soy al tabaco, el tabaco entre otras muchas cosas me ha dado sobre todo ternura!!.

En mis viajes a la Isla siempre que he podido lo he visitado, tengo innumerables anécdotas de mis conversaciones con él en su casa de San Luis en la provincia de Pinar del Río donde se encuentra el cuadrilátero mágico de Vueltabajo allí se dan las mejores condiciones del terreno para que se coseche el mejor tabaco del mundo.

Don Alejandro Robaina es una “Enciclopedia Viviente”. Solo hay que ver la piel de su cara marcada de “surcos” por el paso del tiempo, surcos de experiencia, cada pliegue de su piel curtida por años de sabiduría que han hecho de el, que hoy en día nos deleite con sus espontáneas contestaciones en todo lo referente a su leal saber y entender del Universo del tabaco habano.

Su carisma y simpatía han echo de el que sea el embajador del tabaco habano por excelencia. Él es quien sale a representar a su país en cualquier evento que tenga que ver, con la presentación o lanzamiento de los últimos puros habanos en el extranjero.

Recuerdo que el día que entramos por primera vez a su finca de San Luis, iba con un amigo español y preguntamos por el, oí como le dijo al empleado... ¡Son españoles que pasen!.

Parece que lo estoy viendo con su camisa azul, ojos avispados, sonrisa perenne, “tostado por el Sol” y con el típico sombrero de Guano sentado en su mecedora en el porche de su casa del hombre entregado a su trabajo y atendiendo a todo el que llega a su finca de San Luis en la provincia de Pinar del Río con su proverbial amabilidad y sutil desparpajo simpaticón.

Su natural forma de ser la demuestra día a día, se deshace en elogios hacia sus empleados .... Sin ellos sin su entrega no podría desarrollar esta labor, tener gente así es la base de mi aportación al mundo del tabaco.

Don Alejandro Robaina, ese “niño grande“. Hoy por hoy se podría dar cualquier capricho dado su estatus, pero su “juguete preferido” sigue siendo el viejo Ford del 1932: “ Mi padre lo compró con las ganancias de sus primeras buenas cosechas. ¡Está viejo y aporreado como yo pero es resistente al tiempo!“.

Han sido varias las visitas que le he hecho a Robaina. En nuestras distendidas charlas recuerdo, que en una ocasión a una de mis preguntas de lo que el fumaba me dijo. Cuando me levanto con las claras del día junto a la Ceiba esa que tengo ahí delante de la casa me tomo el café en mi mecedora y prendo el primer tabaco luego a lo largo del día según se presente.

El amor que siente por su profesión y lo que para el representa el tabaco está más que demostrado. Estuvo en Italia en un evento del habano. A las preguntas de un periodista italiano de porque el bichito (Laxioderma) en los tabacos, he insistir y más insistir, Robaina algo mosca le dijo. ¡ El bicho no es gilipollas sabe lo que come!.(Para mí, contestación genial)

Artículo del año 2005

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar