Largando por mi boca, asere

Síntomas de culpabilidad y orgullo

Fue un casquito de Batista estaba en plena forma en la flor de su vida, tuvo que marcharse para Los Estados Unidos cuando triunfó la revolución castrista, de haberse quedado lo habría pasado mal. De eso hace ya cuarenta y seis años, ahora es ya un viejito, voló a Cuba para saber de su hijo al partir sabía que su novia Dora estaba embarazada.

Dora parió en aquellos momentos del cambio de la dictadura de Batista al triunfo de la revolución. A los pocos días de nacer la criatura le dejó el niño a su tía Roberta diciéndole.

¡ Tía tengo que resolver un asunto en la capital y estaré unos días fuera!.

Pasaron cuatro meses y la tía un buen día le llevó el niño, la madre, esta le dijo.

¡Que estaba viviendo con un viudo que no lo quería y no se haría cargo de él!.

Por el poco interés que demostró por su hijo, la tía se volvió con el niño para la casa, pensando que aquella decisión sería pasajera. Pero pasó el tiempo y Dora no demostraba ningún interés por su hijo. La tía Berta lo bautizó con el nombre de Berto y le dieron los apellidos de la familia acogedora.

El viejito vivía en los Estados Unidos y allí había creado su propia familia, fue enviando cartas a la “novia” (Dora) cartas que al haberse trasladado esta a la capital no le llegaban.

Donde recibían las cartas se las hacían llegar a Dora que no quiso saber nada, esas cartas más espaciadas pero seguían llegando.

A los años se las entregaban al hijo, ya sabía toda la historia y tampoco contestaba a las mismas, decía que su única familia eran quienes lo habían criado y le habían dado sus apellidos.

Berto en su juventud, estuvo luchando en misión internacionalista en Angola, el estallido de una granada le reventó el oído derecho cuando regresó a Cuba le hicieron varias operaciones, pero por ese oído no oye nada.

Su padre biológico el viejito, le seguía escribiendo cartas que él seguía sin contestar y sin querer saber nada.

El viejito, quizás con síntomas de culpabilidad voló a la Isla para saber de él y tras la averiguaciones pertinentes, apareció en la casa de acogida del hijo con una Olla Arrocera. ( acababan de salir) La tía del niño hoy su Mamá no quiso aceptarla.

El padre estuvo hablando con su hijo biológico diciéndole que se encontraba mayor que estaba en una buena posición económica, quería ayudarle dándole un buen dinero y que le ayudaría desde los Estados Unidos todos los meses enviándole cantidades de dinero.

El hijo se negó a tomarle nada aunque estaba en una situación paupérrima, trabajaba en el ferrocarril, estaba soltero su contestación fue, ¡usted no quiso saber nada de mí cuando lo necesité!, está es mi verdadera familia ahora se puede marchar.

Berto, en su trabajo del Ferrocarril hizo lo posible a base de su esfuerzo personal para conseguir por vanguardia la Olla Arrocera para regalársela a su progenitora (vio la cara que puso cuando rechazo la que el viejito le ofreció) ya que por su orgullo no le aceptaron al viejito la que trajo, con ese intento de querer justificar así los años de olvido.

Berto, hoy es un cubano introvertido, sigue soltero, encerrado en si mismo, parece un viejo ronda la cincuentena, y aparenta muchos más, no trabaja, toma sin parar la familia sufre en silencio y comprenden el Calvario de Berto.

El viejito vino a escarbar en él unos recuerdos que desahoga bebiendo, vende todo lo que pílla, ropa, muebles, electrodomésticos, necesita seguir tomando.

A Berto, los tragos le ayudan a olvidar su triste vida, sus borracheras son un bálsamo, una pequeña paz interior pasajera, le sirven para acortar los días... Días que para él son mucho más largos que para los demás.

Martes, 05 de Julio del 2005

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar