Largando por mi boca, asere

La Gansa

Don Alberto. Apodado La Gansa por los alumnos. Era un profesor de medicina que en la facultad daba las clases de Anatomía y alguna más que no recuerdo ahora.

Eran catorce los alumnos que optaron por la especialidad de Anatomía ese año en la facultad de medicina donde Don Alberto les impartía clase.

Los catorce alumnos compuestos de chicos y chicas formaban un grupo muy unido y como equipo que eran, iban todos a una.

En una ocasión se querían escaquear de una clase de computación. Estrenaban una película cubana del agrado de todos, la última sesión empezaba a las 7.30 h. De la tarde. Y La última clase de computación acababa a las 7.45 también de la tarde y entre ellos se decidió poco a poco ir entregando los justificantes alegando sus historias, para no asistir a esa clase.

El profe era joven, más o menos de su misma edad, cuando vio tanto justificante dijo. ¡ Yo no soy bobo! ¿qué planearon ustedes?.-- Pá apuntarme yo también.

Tuvieron que “abocar el saco “.

El profe se fue con ellos, aquella desbandada dio con el profe en dirección, la excusa fue decirle al director del centro, que habían ido a dar una clase taller a determinado centro.

Los catorce alumnos eran un verdadero equipo sin duda alguna.

Sin embargo en otra asignatura.... Vean.

En la clase de medicina interna y anatomía, que les daba Don Alberto, un sarasa de tomo y lomo, a este le gustaba el brete con los muchachones. -- La tenía tomada con uno de ellos, con Michael rudo provinciano, lo que se dice un Guajiro.

Era rara la clase que no se metiera con él. ( era su preferido)

A una pregunta de Don Alberto a Michael por no convencerlo en la respuesta, con una voz y gestos cual damisela medieval con los brazos en jarras; Don Alberto le decía... ¡Michael, te veo mal!, te veo muy mal... Michael le contestó, Profe, ¡póngase espejuelos!, risas en la clase del equipo.

A don Alberto le gustaba el guasapeo con los machos.

En una ocasión Don Alberto preguntó a Raquel, vamos a ver dime las células componentes en las moléculas bla, bla, bla.

Ese día Raquel tenía un dolor de muelas del carajo.

Contestación de Raquel. -- Profe, si hoy no sé ni como me llamo.--Don Alberto se puso como si le hubiese dado la corriente, ¡ sal de clase inmediatamente!.

Raquel no era mala estudiante, era chica.

A Michael, guajirón machote de los pies a la cabeza lo tenía que “calentar”.-- Siempre había pregunticas para él. Este le contestaba a su aire. A Don Alberto le iba la marcha, nunca lo tiro de la clase.

Es más tan harto lo tenía, que en una ocasión al terminar la clase por el pasillo, Michael con voz alta y entendible dijo.--¡ Este Maricón me tiene la vida cansá!.

Don Alberto lo oyó, pero siguió su caminar tan campante, es decir muy amanerado.-- Michael siguió. ¡ Pajarón, no menees tanto el culo que vas a marear la mierda!.

Eso era lo que privaba a Don Carlos, el brete con los machos.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar