Largando por mi boca, asere

Me robaron la cartera en La Habana

0
0
0
s2smodern

Recuerdo el cabreo que cogí cuando me robaron la cartera en La Habana, fue en las escaleras del Hotel Meliá Cohíba. Actuaba el grupo musical la Charanga Habanera me acompañaban dos chicas cubanas, esperando se hiciera la hora de la entrada.

Era tal la cantidad de gente que allí había por la gran expectación que el grupo despertó, que en las escaleras donde guardábamos cola para sacar las entradas estábamos como sardinas en lata.

Yo llevaba un bolso en bandolera esos de departamentos con cremalleras y mis brazos entre las dos chicas sujetándonos del gran gentío que había, de vez en cuando giraba la mirada a mi espalda había una chica de color con una gorra blanca y al girarme me sonreía constantemente.

El portero al ver que me acompañaban dos chicas me dice. Señor la entrada al espectáculo es por parejas no puede pasar con dos chicas. ¡Que!.... busqué a un tipo que estaba por la cola solo y aceptó entrar a la chica hasta que estuviéramos dentro y pactamos 5 $ por la gestión, pero este me decía ¡por la mitad de lo que valen las entradas yo se las consigo! ud. me da la mitad y verá, me negué temí que me timara y desapareciera con la pasta y me quedará mirando al mar, aceptó entrarme a la chica pagué las 4 entradas y una vez dentro le dí lo pactado y se marchó.

Empezó la actuación del grupo las dos chicas estaban muy animadas yo con mi puro tomando una copa viendo el espectáculo. Se llenó la sala a rebosar, al rato abro el bolso para coger un puro y..... ¡eh! ¡adiós la cartera me han robado la cartera!.

¡Me cago en la puta! ¡la primera vez que me roban algo en mi vida ! con lo precavido que soy que no me fío de nadie ¿será posible?, ya sé quien ha sido la prieta de la gorra blanca que tenia pegada a la espalda, con razón me sonreía tanto la muy Zorra, pero se ha jodido yo siempre que estoy en alguna aglomeración de gente llevo la pasta trincada con la mano dentro del bolsillo.

La bolsa al entender que no era de valor lo que había dentro no le di mayor importancia total lo que se han llevado no les sirve para nada.

Las dos chicas como si nada a lo suyo yo me iba cabreando por momentos, de pronto le dije a un camarero, ¡ por favor quiero hablar con el director del hotel!, me han robado la cartera. Señor espere un momentico, al poco tiempo vino uno que tenia pinta de seguridad y me dijo, cuénteme que le ha pasado le conté lo que había pasado, le pedí que me llevara ante el director del hotel, bien acompáñeme le seguí pasé por toda la sala tras de aquel hombre.

Junto a la barra habían de 50 a 60 chicas solas allí de pié eran todas guapísimas y con unos cuerpos de escándalo, con la mirada te radiografiaban, pero yo a lo mío a ver al director, llegamos a su despacho y cuando le conté lo sucedido este se salía por la tangente, ud. estaba fuera del hotel bla,bla. ¡Oiga yo estaba en el recinto del hotel ! y uds. son responsables por no tener más control, pues la cola estaba masificada por que uds. No tenían nadie fuera para que los clientes tuviéramos que estar así. ¿Que le han robado con la cartera?, pues las tarjetas del Corte Ingles, alguna foto, y el carné de cocinero.¿Y dinero?.... nó el dinero lo llevaba en el bolsillo, yo todo enfadado le digo ¡yo lo único que quiero es recuperar mi carné de cocinero! que es del año ? (si aquél carné hablara).

Salimos a la puerta del hotel allí había un coche con un par de polis y vuelta a contar la misma historia...los polis, señor tiene que poner una denuncia, les contesté miren uds. mañana por la mañana ponen un anuncio en la radio en una emisora local y anuncian, quien se encuentre el carné será gratificado con 100$. Señor aquí no funciona así ud. vaya y ponga la denuncia, al ver que no entendían el interés que yo tenía por el carné les dije bueno pasaré a poner la denuncia, me dieron la dirección de la comisaría y ya.

Entré de nuevo a la sala y las dos chicas seguían allí a lo suyo, total yo ya no tenía ganas de seguir allí y les dije nos marchamos.... mijo... a mitad del espectáculo, sí voy por el carro que tenia parqueado en cinco minutos en la puerta la que no salga se queda y así hice salió una y me fui con el cabréo del siglo.

Total, en el hotel di el tl. de la casa donde estaba alojado y el de la empresa de un amigo español. Hice el viaje con el, veterano en la Isla pensando contarle la historia para que me acompañara a poner la denuncia.

Se hizo bastante tarde y cuando llegue a la casa mi amigo estaba dormido, al día siguiente teníamos planeado ir a Pinar del Río en el viaje se lo contaría.

Por la mañana camino de Pinar se lo conté y.... En llegar a España anulas las tarjetas y en paz, esta noche vamos a la comisaría y pones la denuncia.

La perdida de mi carné de cocinero fue algo ingenua por mi parte, pues en una cola masiva yo sujetaba los dólares con una mano dentro del bolsillo y con la otra el puro pero no presté atención a la bolsa que colgaba de mi hombro al no considerar de gran valor lo que en ella llevaba, tabacos, agenda, etc.

Pero los cacos eso no lo saben ese exceso de confianza fue lo que alguien, ¿la prieta? creyera por el volumen de la cartera pensaría en un "buen golpe" me imagino la cara de sorpresa que se llevarían los cacos al ver que no había un solo dólar.

A la vuelta de Pinar del Río con mi amigo y a ultima hora de la noche tras haberme tomado 5, o 6 daiquiris y otros tantos cubalibres fuimos a poner la denuncia, el policía que me atendió estaba en un sofá dormido y según yo iba relatando lo sucedido él escribía en un folio en blanco unos renglones ininteligibles haciendo verdaderos esfuerzos para espabilarse y al sugerirle que lo único que me interesaba era el carné de cocinero que si en alguna emisora se podía anunciar.... yo estaba dispuesto a gratificar el hallazgo, me contestó balbuceando.¿Que usté dise ?, eso no se ase en Cuba.

Lo divertido fue al día siguiente, mi amigo "muerto" de risa contando cómo yo le relataba al poli lo sucedido y como le insistía con lo de la emisora y el poli "frito", decía tú estabas borracho y el poli que no se enteraba de la "película", eran las dos de la madrugada el poli medio dormido y yo agustito. Si recuerdo los aspavientos del poli por mantenerse en pie, le pedí una copia de la denuncia y me dijo, ¡que allí no daban ná!.

Fue una anécdota divertida, mi amigo me la recuerda constantemente y nos descojonamos de risa, pero mi carné de cocinero no apareció. ¡Con el partido que yo le saqué en La Habana al dichoso carné!. (Si yo os contara).

0
0
0
s2smodern