Largando por mi boca, asere

Conoció Cuba y...

De su paso por la isla de Cuba se trajo una buena impresión. Ese su primer viaje lo dejó marcado y haciéndose el sueños de gran libertador como si de un Simón Bolívar a la española se tratara.

Al darse cuenta en la situación por la que estaba atravesando ese pueblo necesitado de tantas cosas. Él se propuso en la medida que pudiese ayudarlos dentro de sus posibilidades.

Y una cosa es lo más necesario allí, como puedan ser artículos de un uso diario que por poco que parezca en plan ayuda para los cubanos es todo un mundo. Y otra cosa es lo que el se propuso.

Quería sacar de la isla a todo aquel que pudiera. Para ese paso lo más rápido y eficaz era el matrimonio, así se lo hicieron saber cuantas mujeres le contaron como habían salido, amigas, hermanas etc. Diciéndole con verdadero interés, que lo que les importaba era salir de allí, sin importarles ni como ni con quien... ¡¡ Mijo aunque sea pa´ Haití!!

De echo estando en el aeropuerto de La Habana con un amigo de regreso de su primer viaje, el amigo gastándole bromas a la camarera cubana de la cafetería que los atendió le dijo.

-¡Mi amigo es viudo! -¡Vino buscando novia y se va sin encontrarla!

La camarera al oír aquello dijo con vehemencia... ¡Señol ¡ tengo una hermana muy linda en Holguín. ¿ Le doy la dirección y el teléfono pa´ que usted la llame?.

Eso fue un dato más que influyó en la idea de lo que pretendía con esa ayuda respecto del pueblo cubano. Él iba más lejos, se dio cuenta de la amabilidad de sus gentes y decidió como si de un “salvador de seres” se tratara salvar a los que pudiera. Vamos que se sintió un Shlinder en potencia, pero su salvar seres pensó que sería de otra forma, a su manera.

Se detuvo a pensar el trasiego de gente que vio en la puerta de cualquier consulado extranjero en su estancia en la Habana, gente con la mirada puesta en salir de la Isla. Y se puso manos a la obra.

Él en su ciudad, todos los días del año desayunaba en la cafetería de un hotel próximo a su casa y mantenía una muy buena relación como los camareros de la cafetería. Y se fue dando cuenta de los clientes de” diario” los fijos, y le dio por confeccionar una lista de casorios o casaderos en potencia... la confidencialidad de los camareros al preguntar el vocacional Shlinder... ¿ Y ese? ¿ Y aquel? Fue determinante, había para dar y tomar... con decir que estuvo a punto de colgar la lista a la entrada de la cafetería (no lo dejaron)

Total, que empezó por un profesor jubilado solterón que con las secuelas de una enfermedad nerviosa estaba para el arrastre. Fue al primero que le empezó a “comer la cabeza” con su idea de que si se casaba con una cubana no corría ningún riesgo, pues aparte de tener una mujer en la casa, si hacía separación de bienes no tenía que preocuparse de nada. Lo único que al morir su paga no se perdía, siendo ella la viuda beneficiada, contribuyendo así en el proyecto humanitario que quería llevar a cabo con la aquiescencia de estos.

El profesor fue el primero de las personas convencidas de la buena obra a realizar... Aunque costó lo suyo. El viejo profesor decía... ¿ Y si me envenenan?

Las cosas que les contó a los encandilados casorios el inductor del plan era de verdadera impaciencia en aquellas mujeres caribeñas sedientas de ofrecer amor. ¡ Qué había que darse prisa cojones!

Convencido este profesor a la cabeza de la lista de casorios, esta se fue alargando hasta componerla un grupo de clientes de la citada cafetería de los que fue captando el potencial Shlinder casamentero. La lista conforme si iba alargando era motivo de comentarios en la clientela de la cafetería, con la jocosidad que daba el tema. Ya son tres, cuatro, cinco, hasta llegó a juntar once.

Los lectores de este relato deben de entender la no-descripción del resto del equipo casamentero por no subestimar a las futuras mujeres cubanas que el Shlinder había contactado en su primera estancia en La Habana. Y con la promesa de ayudarlas.

Había que sacar algún pasaporte a los que carecían de él, así como algún tramite más. Y el caso es que por rápido que todo lo programó. El se dio toda la prisa que pudo, durante el corto plazo que trascurrió todo aquello se le murieron dos. El Shlinder se lamentaba... dos almas menos que saco del purgatorio aquel...

El caso es que cuando este Shlinder casamentero estaba en la agencia para concretar el viaje con su “pelotón de ataque” (todos los tullidos, con perdón) Una de las azafatas de la citada agencia al ver a tamaña selección, se le escapó... ¡ Si vienen a contratar un viaje a Lourdes, pasen con mi compañera de aquella mesa!(no coment)

Él mantenía contacto telefónico con las amistades femeninas que hizo en su estancia en la Isla y estaban al corriente de todo, con ansiosa espera.

Por fin en vuelo charter partió la comitiva en busca de las cubanas a la espera de su príncipe azul y que no pondrían pegas a la hora de convertirse en la Sra. De... etc. Etc.

La llegada al aeropuerto de la Habana en vuelo de Iberia serían aproximadamente sobre las diez de la noche y el nerviosismo y la expectación de un primer encuentro hizo que esa misma noche se hubiese concertado la primera cita...”Ambos equipos estaban ansiosos por conocerse”...

El encuentro no pudo ser más jodedor... Se preparó en una casa de la Habana bastante amplia, eran demasiadas las parejas a formalizarse en ese primer encuentro; Las sorpresas tan acostumbradas allí por falta de cualquier elemento no podían faltar y por esas circunstancias de la vida como para darle a este primer encuentro el suspense que se merece, esa noche había tremendo apagón, ese fue el “bautizo de fuego” de la llegada a la Isla de la comitiva casamentera.

La llegada a la casa donde se encontrarían el equipo de los novios con las novias iba precedida de las dudas de estos de cómo serían sus “novias” y si estas los aceptarían de tan buen grado como el Shlinder les tenía dicho. ¡Allí vosotros a triunfar!

Y sin importarles ni el cansancio, la edad y las nueve horas de viaje, decían.

--¡ Adelante, a por ellas, cuanto antes las conozcamos mejor!

Con valor y la intriga que requiere la ocasión, los medio tullidos sin mas preámbulos se lanzaron al ataque...

Los galanes de turno por la edad el que no era medio cegato tenía en la vista dioptrías a gogó. La entrada a la casa con el Shlinder al frente no pudo ser más emocionante dada la total oscuridad reinante por causas del apagón.

La única luz se veía algo en aquel salón, era la que con sus destellos propiciaban las sonrisas de las prietas casaderas con unos dientes alineados en perfecta formación y reluciente brillo. Intuyendo los novios donde se encontraban sus futuras esposas, acercándose hacia ellas a palpón.

La mayoría de las cubanas que allí esperaban eran prietas y al entrar “sus apuestos galanes “ fueron identificadas por sus brillantes dentaduras. Eso fue lo que las “delató” he hizo determinante su localización por los ansiosos casaderos en esa noche de total oscuridad en La Habana.

A ellas no les importaba ningún tipo de tara física en sus tullidos príncipes que les habían tocado en suerte. El caso era salir de allí. Lo tenían bien asumido.

El yuma es una catapulta hacia lo nuevo, hacia la vida, ósea hacia todo.

Así pensaban esas mujeres que ven en esos hombres el trampolín hacia la mejoría de vida. Si ya ellas en su etapa de enamoramientos como toda joven la tuvieron, y si tuvieron que entregarse entonces a un hombre si fue por amor. Ahora era diferente, ahora eran las circunstancias las que les empujaban a decidir que solo se vive una vez y hay que aprovechar la oportunidad.

Ya estoy imaginando en pasar unos años el día de todos santos, los cementerios españoles llenos de viudas cubanas llevar flores a las tumbas de sus maridos, en agradecimiento por haberlas dejado “arregladas”

Esto por paradójico que parezca al final va a ser una conquista pero al revés, en su día fue el yuma pallá en busca de la mulatica, prietica, etc.

¡Caballero! Y ahora son ellas aquí cobrando la pensión de viudedad y con la nostálgica mirada puesta en volver palla´ palla´.

Viernes, 11 de Agosto del 2006

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar