Largando por mi boca, asere

Que difícil es regalarle algo a los cubanos

La Habana: En la sala de juntas de un hospital, se encontraban reunidos los ejecutivos de una multinacional de los Estados Unidos de productos cardiovasculares, marcapasos etc. el director del hospital y los doctores médicos de la especialidad que se estaba tratando. más el representante del gobierno revolucionario, el hombre fuerte del partido, un militar de alta graduación.

Hechas las exposiciones de lo que era objeto la negociación del asunto tratado, tomó la palabra el ejecutivo de la firma Norte Americana Mister Esmit.

Miren, queremos que uds. Sigan con nosotros, sabemos de las dificultades de país nos interesa que Cuba siga utilizando nuestros productos sabemos de las peripecias que de común acuerdo, tenemos que hacer para que el material llegue hasta sus manos, por eso nuestra empresa va a tener una deferencia hacia el pueblo Cubano.

Les vamos a obsequiar con 100 marcapasos, nuestra firma, quiere seguir en Cuba somos una multinacional y nos interesan todos los mercados, esa es nuestra política comercial.

Los médicos del hospital se miraban con cara de asombro al mismo tiempo, diciéndose que bien de P. M. estos dirigieron la mirada al responsable del partido al militar de alta graduación.

Este, estaba transpuesto medio dormido ni se inmutó, caras de circunstancias y .......el director del hospital, al ver que de él dependía el estar de acuerdo o nó .... ¡ Compañero !.... que, que tu quieres...¿as oído eso ? que.... que ...dime... ah si bueno vale.

Los médicos no daban crédito a lo que estaba sucediendo, pensaban el tio este militar que no tiene ni idea, ¿que tenga que decidir él? (así nos va).

El ejecutivo de la firma, mister Esmit pensaba (¿es militar estará pensando en una posible invasión de la Isla?). Se le dió luz verde a la operación, tras los tramites de rigor todo quedó como se había hablado en la reunión, los médicos del hospital se “frotaban las manos” al saber de la maltrecha economía del país, por lo que significaba para ellos, aquel regalo.

Transcurrieron unos quince días y ......suena el teléfono en el despacho del director del hospital,.... oigo, aló le habla mister Esmit de los Estados Unidos,! sí sí dígame....es para decirle lo siguiente. ¡QUE DIFICIL ES REGALARLE A USTEDES LOS CUBANOS ALGO!.

Enviamos los 100 marcapasos, con un documento donde se refleja claramente que es un regalo para el pueblo de Cuba y en el aeropuerto de La Habana, el encargado se la sección dice..... que el no sabe ná que si no se pagan, aranceles, estancia y derechos de exportación que “eso” allí no se queda.

¡Caballeros!, eso solo puede pasar en “BANANERANDIA“, bueno ¡ señores!, pásmense, ¡los Americanos encima pagaron ! quien me lo contó no miente, no puedo dar más datos. Yo no tengo tanta imaginación para inventar tamaña historia.

Viernes, 04 de Febrero del 2005

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar