Jinetero,... ¿y qué?

Darwin, las vírgenes y los vibradores

Acomodado en el fondo del asiento del metro leo la siguiente anécdota que ocurrió en una sesión de la Academia de las Ciencias rusa. El agrónomo Denisovich Lysenko (1898-1976), fundador del llamado darwinismo creativo, daba una conferencia sobre la herencia de los rasgos adquiridos. Al concluir, el físico Lev Landau le preguntó:

- ¿Así pues, usted argumenta que si cortamos una oreja a una vaca, a su descendencia y así sucesivamente, tarde o temprano nacerán vacas desorejadas?

- Sí, es correcto.

- Entonces señor Lysenko, ¿cómo me explica que sigan naciendo vírgenes?

Es verano, otra oleada de obligadas vírgenes recorre la ciudad. Es un movimiento cíclico, como las estaciones: Los anuncios en las revistas de contacto se multiplican, miles son los requerimientos en busca de compañeros de viaje a los más lejanos y los más exóticos destinos turísticos que cruzan el ciberespacio. Ya tú sabes: el que no cuadre es yanqui, pero, así y todo muchas se van a casa solas cada noche. Más de las que deseo. En esta época de calores intensos la gente sale a la calle con desnudez desacostumbrada. Se muestran hombros, los muslos salen al aire y hasta algún que otro tatuaje, que el resto del año permanece bajo siete llaves y siete abrigos, sobresale por encima de apretados jeans a la cadera. Esto es una fiesta pa´ los ojos. Así que, si la cosa es de enseñar, yo no me he quedado atrás, que pa´ eso he estado visitando el Fitness durante el eterno invierno y privándome de chocolates y cervezas. No, no salí encuero, salí hoy metido en una camiseta sin mangas que no es lo mismo, pero es igual.

Al salir del metro, leo que una orquesta cubana dará un concierto en la ciudad, pero aunque raudo marco el número, sólo logro enterarme de que las entradas están ya agotadas. Apuro el paso colocando el móvil en el bolso que llevo en bandolera y me lanzo a toda velocidad escaleras al cielo. Pero una hermosa muchacha que se dispone a bajar me corta de pronto el paso. Maniobro para evitar la colisión y lo logro, no la golpeo, pero yo quedé en el aire, mi pié no encontró firme. Yo voy en descenso, voy a darme la descojoná del siglo, pero su mano interviene en mi favor. Me sostiene firme (estas jevas están bien jamás a pesar de su delgadez) y cuando se asegura que de esta no me mato, cuando me retiene a menos de 20 centímetros de su cara, casi en un susurro pregunta: ¿tienes ese mismo color en todo el cuerpo…? Y libera mi brazo con la suavidad de la seda que bate el viento, después se perdió escaleras abajo.

Quedé sólo, congelado en medio del tumulto de gente que vomita el metro. Los empujones no logran sacarme del estupor: ¿Lo soñé? ¿Fue eso un piropo?

Un piropo en Cuba no es nada del otro jueves. Piropear es la mejor manera de abordar a una joven en las calles de La Habana. Niña, no muevas tanto la cuna que se despierta el nené y las maduritas sonríen de orgullo cuando les dicen: estás como la historia de Cuba, vieja pero interesante. Es que en la isla cada cual tiene derecho a observar y ser observado, a admirar y ser admirado. Hasta aquellas a la que la naturaleza no les dio un trasero a la altura de los deseos de los cubanos llevan lo suyo: Niña, estás como Marianao… Buena Vista por delante y La Lisa por detrás. No importa, el caso es que la homenajeada nos abra las puertas con una sonrisa aunque sea diciéndole un verso tan tonto como: chiquita, qué linda eres, por tus ojos de azabache estoy metido contigo como un camión en un bache. Ni siquiera cuando la niña va del brazo de su señora madre con cara de pocos amigos nos amedrentamos: Señora, vaya usted con Dios, que yo me voy con su hija. Los hay fuertes como este: Te comería con ropa y to´ aunque me meta el mes cagando trapo o este: Niña no importa que seas huérfana, yo te doy una buena mamá.

Los criollos que no somos muy agraciados hemos tenido que echar mano a cualquier cosa para poder saltar con éxito el muro de nuestra fealdad. Por eso me saltó el corazón de alegría cuando mi negra me dijo: Que te digan feo, que la dicha de quien no es bonito todos la desean. Para sobrevivir en la selva del ligoteo habanero hay que afilar la lengua y el ingenio, o te quedas pa´ vestir santos; otro se lleva la de él y la tuya. Además las criollas no cargarían jamás con un tipo soso incapaz de saltar al vacío agarrado de un piropo. Por suerte en Cuba el piropo no es políticamente incorrecto, elogiar la belleza de una mujer, sus ojos, su pelo o simplemente sus nalgas es parte de la cultura. Que pa´eso están ahí para que la gente las observe.

Volviendo a Europa. Hace unos meses me atreví elogiar los ojos verdes de mi jefa: Mi amor, cuando se te maduren los ojos ¿me puedes regalar uno?Bueno, pa´qué contarte, terminé dando más explicaciones que si defendiera un proyecto millonario. Pobre, es que ella nació en Dublín y aunque la rubia está pa´parar un tren, su caminao y su delicadeza compiten con las de Fiona, la mujer de Schrek.

Este verano el gobierno de esta ciudad ha comenzado la más insóliita campaña para estimular que los hombres rompan el hielo, se acerquen a las mujeres, sean galanes… ¡y liguen coño, que ellas no muerden! (Las que muerden son las mejores) Siento lástima de las mujeres de este país que se maquillan como para un baile cada mañana, que gastan fortunas en ropas de marca con la esperanza de no pasar inadvertidas ante sus coterráneos; que sufren de abstinencia forzada a pesar de tener unos cuerpos y unos ojos y unos… pa´qué contarte ¡Coño es que el cuerpo está hecho pa´ darle alegría y cosas buenas!

Ya salgo de mi asombro, me descongelo a tiempo para observar la chica que se aleja en el tren que parte, con sus ojos azulísimos clavados en mí.

- ¡Un piropo!–me digo- me han lanzado un piropo… ¡Coño, los milagros existen o el queso está llegando a niveles alarmantes en este país.

Volviendo a la anécdota de mi libro, si la teoría del ruso es cierta, las futuras generaciones de muchachas en este país nacerán con un vibrador en la mano. Por suerte en Cuba estamos muy lejos de eso… no por el aparato sino porque sería una jodienda conseguir pilas.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar