Jinetero,... ¿y qué?

Los besos que no me das

A Ernesto se le ha creado una situación bastante jodía. La suegra le está haciendo la vida un yogurt. Bueno eso no es noticia. Si pa’ algo sirven las suegras es pa´ alegrarse de que las cosas te salgan mal y gritar: Yo lo sabía, a mí nunca me engañó ese tipo.

Ernesto tiene una hija pequeña de 18 meses. Y una esposa por supuesto, pero el problema viene porque su bebé, su pequeñito bebé lo rechaza. Por más que él la besa, o le cante canciones infantiles cubanas a la hora de dormir; la niña no lo puede tener cerca, lo rechaza y llora.

Al principio Ernesto creyó que era casualidad, pero lo comprobaron pasando la niña de mano en mano. En las suyas formaba siempre un escándalo.

Vinieron las sesiones de psicólogos infantiles, esa gente que parece que te dice mucho pero no te dice na´ y que en el fondo es un gran hijo de puta que lo único que sabe es mandarte la cuenta por 200 euros la hora. También habría ido a terapia de grupo, pero esto al parecer era un caso insólito.

Y ahí es cuando sacó las uñas la suegra. Dejó caer el veneno poquito a poquito:

- Será que la niña sabe lo que es bueno y lo que es malo ¿Qué hay de malo en eso?

Pero más tarde empezó a acusar a Ernesto de maltratar a la niña y quien sabe cuantas cosas más a espaldas de la madre.

- Mi vida, yo te juro que jamás he maltratado a la niña. Ustedes son mi única familia en este país, son lo único que quiero. ¿Qué razón tendría yo para maltratar a mi propia hija? ¿Te he tratado mal a ti alguna vez?

- Yo te creo mi amor, pero es algo raro, algo que me preocupa…

Ernesto es mi compadre soy el padrino de la niña. Compartiendo momentos gratos y momentos difíciles, las dos familias se han hecho una sola, sus problemas son los míos y viceversa.

Ernesto me ha dijo que su hija no sólo llora en sus manos, sino que no lo besa, y evita que este la bese. Lo evita, sin embargo a la madre se la come a besos.

- No jodas Ernesto. La niña tiene menos de un año y todavía no es capaz de hacer diferencias. Lo que pasa es que la madre le da la teta y eso las une a ellas dos mucho más.

- No Yoyo no, lo que te digo es que la niña vira la cara cuando le pido un beso y a la madre no. Y ahora la vieja bruja esa está poniendo las cosas peores con eso de que yo abuso de la niña.

- Ernesto ven acá. Tú no la habrás regañado demasiado, un tirón un apretón sin darte cuenta.

- No, Yoyo, como voy a hacerle eso a mi propia niña. Pero si fuera así por qué cuando la trato de besar vira la cara.

- Ven acá y cuando tú tratas de besarla estás afeitado. La piel de un bebé es más que sensible y a lo mejor le molesta la barba de dos días…

- Yoyo si yo soy lampiño asere, además eso fue lo primero que me dijo la psicóloga esa.

Ernesto invitó a su madre a que los visitara. Pa´ que la vieja coja un diez de los apagones, pero más que eso porque como casi cada cubano confía más en la experiencia de su vieja que ha criado un montón de chiquillos antes que en la supuesta sapiencia de los psicólogos…

La vieja llegó hace un mes. Desde entonces no había visto a Ernesto, es natural que quiera estar con su vieja le mayor parte del tiempo, por eso no he ido a joder. Pero encontré a Ernesto en el supermercado hace una semana y me dijo con cara radiante.

- Tengo que contarte. ¡Asere el diablo sabe más por viejo que por diablo!

Así que ayer sábado le caí por la casa y hemos estado conversando hasta las tantas de la noche:

- Bueno y cómo va la cosa con la niña.

- Yoyo, la vieja encontró el problema al tercer día sin tanta teoría ni tanta mierda.

- ¿Y qué hizo, cual era el problema?

- La vieja desde que llegó se limitó a observar todo ya todos en la casa y al tercer día nos llamó a los dos y metió pa´ discurso.

- Pero qué fue lo que dijo coño. ¿Ya tu hija te acepta?

- La relación con mi hija va mejorando. Hace un par de días me sorprendió con el primer beso

- Bueno, ¿pero qué fue lo que encontró la vieja? ¿Dónde estaba el problema. ¡Habla coño!

- Nos dijo:

… mi hijo me había dicho que la hija le hacía rechazo. Yo crié 7 hijos y voy por 12 nietos y nunca oí algo así en un niño de 18 meses si no es por abuso. Pero yo conozco a mi hijo y sabía que esa no era la causa y aquí lo he comprobado mija. Mi hijo las ama a ustedes dos, que no te quepa la menor duda. El problema aquí es cultural, ustedes tienen un desbalance muy grande en esta casa. Mija, ¿Dónde te recibe tu esposo cuando llegas? En la puerta. Va con la niña en brazos y te da un beso siempre delante de la niña. ¿Dónde recibes tú a tu esposo cuando es él el que llega tarde? En la cocina, en la sala, en el interior de la casa, pero nunca haces de su llegada algo especial ¿y qué pasa entonces? Él viene a donde estás tú y te da un beso. En estos días he visto a mi hijo besarte lo menos 100 veces, no importa donde estén o qué hagan él te pasa la mano por la cintura y te da un beso. ¿Cuántas veces has ido tú hacia tu esposo y le has dado un beso? Yo no dudo que tú ames a tu esposo, pero ¿Cuántas veces demostraste tu amor hacia él? La diferencia de cultura hace a tu esposo más extrovertido en su cariño que tú. No es que sea malo que vuestra cultura sea introvertida, pero todo esto ocurre frente a la niña, que parece que no, pero está siempre observando a sus padres y se crea la imagen de que los besos son para mamá, las caricias son para mamá. Papá es el emisor de besos y caricias, pero nunca receptor. Por supuesto que en sus 18 meses de vida la niña no puede saber acerca de diferencias culturales o de la existencia de los diferentes países. Ella sólo ve que mamá es la que se lleva los besos y papá nada. Los niños aprenden más por imitación, que por instrucción.

Mija: Bese más a su esposo, acérquese a él y acarícielo. Ríase con él y haga que los besos en esta casa fluyan en ambas direcciones y sobre todo hágalo delante de su hija…

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar