Cuba es un cuento, compay

Una sección de Esteban Casañas Lostal

Ponía un ejemplo una famosa periodista española, sobre la diferencia que existe entre los españoles y el resto del mundo, decía que si a alguien le atropellaba un coche y a éste le fracturaba una pierna, el herido exclamaba: "¡¡¡Dios mío, me he quedado sin una pierna!!!!, mientras que el español diría: "Buffff, menos mal que no me ha fracturado la otra".

Esta periodista hablaba desde el conocimiento de haber estado de corresponsal siempre fuera de España, pero estoy seguro que su corresponsalía nunca se encontró en Cuba, porque si fuese así, sabría que el cubano es exactamente igual que el español en éste y en otros muchos aspectos, como puede ser el poseer el suficiente sentido del humor para reírse de sus propias desgracias, y ese es "mi hermano" Esteban,… ESTEBAN CASAÑAS ES CUBA, la auténtica Cuba sin muchas florituras, con sus grandezas y sus miserias, con sus lágrimas y sus risas.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Sugerir la lectura de la obra de Esteban, es sugerir un viaje a Cuba a través del espacio y del tiempo, un viaje al recóndito interior del corazón de la cubanidad; un viaje mágico a ese país que lo parece, pero que no es un cuento.


Una noche en el solar

0
0
0
s2smodern

Cada parada en Santiago era una escala obligada en aquel solar, tuvo que ser las simpatías de sus inquilinos las que me ataran firmemente a un lugar tan deprimente. Pudo ser ese exceso de hospitalidad de la gente que vive al borde de un miserable abismo del que nunca escapan por miedo, impotencia, imposibilidad de burlar un campo minado de méritos y medallas. Sin haber encontrado nunca el por qué, mis pasos siempre se dirigieron desde la puerta de cualquiera de las aduanas hacia aquella inmunda madriguera. Pudo ser esa abundancia de solidaridad recíproca, la sencillez de sus vecinos, esa humildad que destila amor de ellos hacia los otros y la indiferencia de los otros hacia ellos. Pudo ser la excesiva pobreza en la que siempre vivieron y sirviera de coraza para proteger todo el cariño del mundo que solo allí existía en aquellos momentos. El solar era un oasis al cual acudiría por un extraño embrujo en cada uno de mis viajes, era un punto virgen de aquella ardiente ciudad que se hundía en la mugre de su inmoralidad. Era mi Rincón, donde sin manifestarlo, me prometía regresar cada año para nutrirme de sentimientos humanos cada día tan escasos.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Chocolate con tristeza (Model Town)

0
0
0
s2smodern

El chocolate, producto obtenido luego del proceso industrial que se deriva del cacao, fruto o materia prima original y abundante en las regiones orientales de Cuba. Cuyo origen y consumo se remonta a una América que, perteneció a un nuevo mundo desconocido por las viejas civilizaciones de Europa. Supo invadir prontamente el reinado de aquellos imperios y expandirse al mundo con su agradable sabor. Viajando con la historia, el chocolate se impuso como un producto elegido para manifestar ciertos estados emocionales del hombre. Es un digno embajador del amor y regalo favorito entre muchas parejas de diferentes nacionalidades, idiomas o credos. Una manifestación de amistad, distinción, elogio, premio y hasta gratitud o reverencia. El chocolate mantiene una anciana preferencia entre las costumbres del ser humano al consumirlo de diferentes maneras, es un producto que nunca pasa de moda y su vigencia comienza desde los primeros años de la infancia.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Birmania, Burma, Myanmar y la zurda hipocresía

0
0
0
s2smodern

El acceso a la ciudad de Rangún (hoy Yangón) por el río con el mismo nombre, consume varias horas de navegación incapaces de despertar la curiosidad de cualquier navegante. Tiempo gastado entre campos sembrados de arroz u hortalizas, pequeñas aldeas donde los niños corren para ver nuestro paso por el río y agitar sus infantiles manos. Selvas impenetrables donde la mirada se pierde agotada entre un verdor oscuro que desafía la constante lluvia de la temporada. Ausencia total de civilización durante las decenas de millas navegadas desde el mar de Andamán hasta el punto elegido por el Práctico para fondear en espera de la marea. Fue en un recodo de ese río color café con leche donde soltamos ancla, sumergiendo varios grilletes de cadena para soportar la fuerza de su corriente. A estribor, una pequeña aldea o batey que me trasladó a los intrincados campos cubanos. Por el techo de algunas de esas viviendas escapaba el humo de la leña utilizada en lo que suponía fueran sus cocinas.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Sirenas

0
0
0
s2smodern

Cuando salí para Angola en el año 77, la presencia de mujeres en nuestra flota era escasísima. Solo unas pocas se encontraban navegando en nuestros barcos en aquellos momentos, unas cuantas viejas militantes del partido a las que por la sola posesión de aquel carné se les debía un exagerado respeto. No creo llegaran a la decena de ellas en una flota mercante que, superaba en esos instantes las sesenta naves de mediano porte dedicados a diferentes especialidades de carga. Cuando te cruzabas con alguno de esos “afortunados” barcos premiados con su presencia, te la presentaban con cierta y muy exagerada solemnidad que picaba en lo ridículo.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

La Casa de Beneficencia y Maternidad de La Habana

0
0
0
s2smodern

Cualquier material, evento sin relevancia, persona, sitio, parque y hasta una simple edificación, puede convertirse en material útil a los intereses manipuladores del régimen castrista. Poco importa si los protagonistas de esa historia tergiversada se encuentran presentes, para los muertos la suerte es más penosa, ellos no pueden hablar.

Recorriendo una de esas páginas de Internet donde por accidente o maliciosa ingenuidad, se hacen eco de muchos artículos aparecidos en la prensa cubana con ciertos matices culturales inofensivos, y que de paso, todo sea bienvenido en nombre de la cultura y la tolerancia. Me encuentro con un trabajo que habla de la escuela donde pasé mi infancia y cuyo nombre sirve de título a este artículo. Extraña amalgama de medias verdades, mentiras, citas históricas inviolables, y por qué no, algunas verdades que con el paso del tiempo han sido convertidas en falsedades. Vamos a ver como puedo contestar a ese señorito de pluma roja, cuya labor es harto conocida por todos los que nos desarrollamos en ese sistema.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Contando hasta cien

0
0
0
s2smodern

...-Muchos Antonio, la revolución genera infinidad de cambios. Los barcos tendrán que pagar millones de dólares por sobre estadía. Se necesitarán millones de cortadores de caña, no se podrá templar tranquilamente en una cama. Será imposible beber un buchito de café en el país, los niños tomarán leche hasta los siete años, desaparecerá la carne de la dieta popular, no habrá malanga ni tomates. El divorcio y la pegadera de tarros estarán a la altura del proceso que las genera...

-No sé que haces por acá. No le prestaba mucha atención entonces. El auto se deslizó unos siete metros luego de aplicar el freno a tope. Un ligero susto hizo que concentrara la mirada en los autos que esperaban por la luz verde en la avenida perpendicular. Por suerte, la mayoría de los conductores se toman unos segundos más antes de poner sus vehículos en marcha. Debía reducir la velocidad, cuarenta kilómetros por hora eran demasiados para las condiciones actuales. Hacía solo dos horas que estaba lloviendo hielo y todas las calles de la ciudad se convirtieron en una pista de patinaje, agravada la situación por la nieve caída dos días atrás. Ésta es la etapa más difícil del otoño, llueve, nieva, cae hielo. Luego, cuando las temperaturas descienden hasta saltar por debajo de los treinta, todo se torna normal y la gente se adapta a su vida de pingüino.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Primer Oficial, la desconfianza como garantía

0
0
0
s2smodern

“El Capitán es la suma de la tripulación”, nos expresó un día a un grupo de jóvenes el Capitán Julio Calderón Justiz a bordo del buque “Habana”. Me gustaron aquellas casi proféticas palabras en una etapa de mi vida donde era un gran soñador y había elegido como destino el rumbo de las aventuras. Siempre las tuve presente, no solo cuando fui un simple marinero, viajaron por mi mente durante esa otra etapa de oficial y aún hoy las mantengo frescas en mi memoria.

La figura del Capitán a bordo de un buque y a ojos del que no conoce esa profesión, resume el trabajo de muchos hombres bajo su mando. Solo él disfruta casi siempre del éxito de cualquier aventura marítima y se ignora a quienes verdaderamente la ejecutaron.

Tuve la oportunidad de navegar con excelentes capitanes en la marina mercante cubana, eso ocurrió a principios de mi ingreso en la flota. Hombres sumamente competentes, profesionales, valientes, honestos, y por encima de cualquier virtud personal, se destacaban por esa lucha constante en pos del bienestar de sus subordinados.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Barco bueno, barco malo

0
0
0
s2smodern

El tiempo de los barcos buenos fue muy corto, yo solo agarré un pedacito. Llegabas en la lancha cuando el buque se encontraba fondeado y allí estaba esperándote un buen desayuno. Trabajabas con fuerzas, deseos, interés, te preocupabas por mantener lindo al barco que siempre consideraste como tuyo. Poco importaba que arribaran el día anterior del extranjero ni que el viaje durara seis meses, después de aquel fuerte desayuno te preparabas para bajar en la balsa y darle mantenimiento al casco. Los de máquinas continuaban con su plan, limpieza de cámaras de barrido, sustitución de camisas o pistones, etc.

La vida continuaba como si nada hubiera ocurrido, luego, te dabas un bañito y pasabas al comedor donde te esperaba un no menos agradable almuerzo. ¡Qué tiempos aquellos! Aquellos donde daba gusto sentarse a la mesa porque los mayordomos eran mayordomos leídos y escribidos. ¡Hasta los camareros! Estos personajes pasaban sus cursillos en el hotel Sevilla, no eran improvisados tampoco, como ocurrió cuando los barcos se convirtieron en malos.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Se apaga una velita

0
0
0
s2smodern

Llevo horas sentado en la máquina tratando de paliar la amargura que se siente cuando ves que una luz está próxima a apagarse, se duplica ese dolor cuando notas que un arroyo de tu propia sangre se va evaporando hasta secarse y solo quedarán huellas de su cauce. Hiere y deja cicatrices profundas no estar allí, aunque tu presencia no pueda devolverle la vida, pero tu presencia ayuda a dividir toda esa angustia que se siente y el sufrimiento puede tocar a menos. Duele, no digo yo, llamar en esos momentos tan tristes y que se repita la puta historia de las estafas en las llamadas a Cuba. Nunca había maldecido tanto a un ser humano y me saliera tan perfecto un “me cago en la puta de tu madre”. El mismo truco y la voz que no era cubana, y mi pregunta oportuna, ¿quién habla?, y la respuesta esperada, un amigo de la familia. ¡Qué hijos de puta! Todavía no acabo de comprender cómo rayos puedan tener adeptos y no sirva nuestra puta experiencia, ¡ojalá les toque vivir nuestra suerte! Lo lamento por millones de infelices que no tienen culpa de la nuestra.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Rumores

0
0
0
s2smodern

Dice Michelle, ella es una hembra voluptuosa de un cuerpo exótico que la aproxima al trópico. Hablo de ese culo descomunal que nace un poco debajo de la cadera, trasero anormal para ser portado por una blanca legítima, porque donde ella vive no hay quien tenga de congo ni carabalí. Ojos azules como el cielo que armonizan con esa blancura pálida de quien no sufre el sol los doce meses del año, y está al alcance de jabones y cremas que se adaptan con facilidad a su piel. Ojeras que arrastra hasta los pómulos y que maliciosamente relacionan con el sexo, y en ausencia de éste, lo vinculan a un dedo. Su pelo es lacio y le llega a la cintura, descansando sus puntas sobre el lomo de sus nalgas. Sus tetas son elegantes, nada escandalosas, normales, aunque para su estatura son voluminosas, no solo eso, se distingue de las demás culonas por tenerlas pronunciadas. Porque la naturaleza es muchas veces injusta, si te dota de culo careces de pechos, si eres planchada te dona unos senos pronunciados. Bueno, no es tan injusta tampoco, tal vez lo haga para que no pases inadvertida, para que haya un motivo que observar y no seas un fantasma más en esta vida. Tampoco reparte igual, debería ser equitativa la naturaleza a la hora de distribuir, dotarte con un poquito de todo y que todo sea admirado, pero no es así. Hay que andar, hay que buscar en la calle, mirar, mirar. Pasan diez, cien, mil, y todas no están bien repartidas, solo raras excepciones y para eso, a las que puedas considerar perfectas las acaparan en la televisión, las convierten en Miss Universo o las usan para publicar comerciales, pero no se puede confiar mucho tampoco, pueden ser chicas plásticas o de silicona. ¡Joder! Que ya no se sabe que rayos se puede comer, imaginas estar con una mujer y cuando menos lo piensas te resulta que es un producto derivado del petróleo, así estamos. Luego, cuando contienen todas las especias exigidas por la vista, siempre les falta algo, si no tienen el coco hueco, te revientan con el aliento, el caminar salvaje, el egoísmo coqueto, el celo, la rabia, la lengua imprudente, ¿y por qué no?, la falta de musiquita, porque en la vida y en las mujeres, todo forma parte de una suma de secretos.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

La proletaria

0
0
0
s2smodern

-Te lo digo yo que no es fácil, cada vez que el Robert organiza alguna pachanga, algo frecuente entre nosotros y por eso son informales, como en Cuba. Una sola razón pa tomarnos un laguer o bajarnos un rifle, tratar de divertirnos un poco en lo que pasa todo este hielo de mierda. No hay que darnos mucha cuerda tampoco, ni hay tormenta que nos detenga. El Robert es cómico, no necesita hablar, es bastante inquieto.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8