Cuba es un cuento, compay

Existen razones para festejar la muerte de un tirano

CAPITULO 1.-

-Todo el que lo desee puede escribirles a sus familiares en EU y pedirles que los reclamen. Nos entregan la carta y nosotros se las haremos llegar. Anunciaba el Sargento Soto en cada una de las casas de campaña que teníamos como dormitorio. Era un negro espigado y delgado como una vara de pescar, algo bembón y de glúteos pronunciados. Siempre vestía aquellos uniformes verde olivo fabricados en China y de un verde muy diferente a los importados de la Unión Soviética. Esos solo se los daban a los oficiales, el de los reclutas eran los rusos. Soto disfrutaba destruyendo muchachos, porque eso éramos todos los del Primer llamado del Servicio Militar Obligatorio, yo tenía cuando aquella fatal carta 15 años de edad.

-¡Arriba, arriba! Todo el que quiera irse del país que le escriba a su familia, nosotros les haremos llegar sus cartas. ¡Usted, Casañas! ¿No le va a escribir a sus familiares para que lo reclamen? Me preguntó esa mañana mientras realizaba su segundo recorrido invitando a los muchachos a escribir.

-Tal vez lo haga luego. Le respondí con cierta vagancia, no tenía sus direcciones, no sabía de ellos desde 1959, mi padre era un furibundo comunista que los había sepultado para siempre.

Alrededor de unos 15 muchachos se entusiasmaron con la idea de largarse a los Estados Unidos y escribieron. Luego, con toda la inocencia e incredulidad del mundo, le entregaron sus cartas al Sargento Soto. Casi todos eran guajiritos de la provincia de Matanzas, guajiros de verdad, los que dejaron la guardarraya por las calles asfaltadas. Corría el 1965 y en su provincia partían los vuelos hacia la libertad, hacia una libertad totalmente diferente a la nuestra.

Ninguno llegó a Camarioca, una tarde fueron montados como animales en un camión y desaparecieron de nuestra unidad militar. Varios meses después, nos enteramos que tuvieron como destino los campos de concentración de la UMAP. Una vez desaparecidas aquellas cárceles donde se pudrían homosexuales, clérigos, jóvenes rockeros melenudos y cuanta alma se manifestó en contra de aquel sistema, dejaron de ser seres humanos para siempre. La sociedad dirigida por ese detestable difunto que algunos lloran, los marcó para siempre con el estigma de "Traidores a la Patria". Alzo mi copa y brindo por aquellas juventudes destruidas. ¡Viva la muerte de ese hijoputa!

CAPITULO 2.-

-Si ven a alguien corriendo o tratando de embarcar en una lancha, disparen sin dar el alto. Eran las órdenes que recibíamos en el puesto fronterizo de la playa de Guajaibón, se encuentra después de El Salado en la carretera hacia el Mariel. Nuestra unidad militar, un campo de tiro perteneciente a la DAAFAR (Defensa Anti Aérea y Fuerza Aérea Revolucionaria), estaba localizada frente a la granja Menelao Mora. Nuestros recorridos por la costa comenzaban a las 18:00 cada tarde hasta las 07:00 de la mañana siguiente. Comprendía una marcha de unos cuantos kilómetros de ida y regreso, cargando un pesado fusil FAL y porta depósitos de municiones a la cintura. Por dicha o suerte, nunca se produjo una evasión en mis recorridos.

-Si pasa alguien corriendo por aquí, disparen sin dar el alto. Nos decían autos de la Seguridad del Estado que se detenían en la posta de nuestra unidad. Unos cuantos minutos más tarde se escuchaban detonaciones y ráfagas de fusiles, varias bengalas iluminaban la zona cercana a la costa, luego reinaba un silencio total. Todo ocurrió entre los años 1964 al 67. Alzo mi copa y brindo por aquellas vidas destruidas. ¡Viva la muerte de ese hijoputa!

CAPITULO 3.-

-Yo fui piloto de Mig 15 y causé baja de la DAAFAR por problemas en los nervios. Me contaba aquel Capitán mientras navegábamos hacia Europa. -Después, me mandaron de piloto para unas avionetas que pertenecían a las Tropas de Guardafrontera. Aquí me puse mucho peor, debía recorrer la costa en busca de balseros y hacerles varios pases para que el artillero que llevaba la avioneta les disparara.

-¡Pasa otra vez! ¡Baja de altura para dispararle a esos hijoputas! Me pedían siempre aquellas bestias y yo trataba por todos los medios que no acertaran sus disparos. Podía distinguir a mujeres alzando en sus brazos a niñitos. Luego se detenía y no continuaba contando. Lo observaba tembloroso, siempre nervioso, como presionado por una terrible carga de conciencia. Me contó también que, helicópteros bombardeaban sacos de arenas contra aquellas indefensas balsas. Nunca supe si le creí y si él me contaba aquellos crímenes para deslastrar un poco de peso en su alma. Alzo mi copa y brindo por aquellos infelices que tienen como sepultura el mar. ¡Viva la muerte de ese hijoputa!

CAPITULO 4.-

-Si el buque es detectado por fuerzas navales enemigas, ustedes deben cerrar a los soldados en las bodegas y hundirlo. Fue la orientación que recibimos en el puerto de Cárdenas antes de partir para Angola con 1200 soldados a bordo del buque "Renato Guitart". Era una orden de Raúl Castro y fue leída por un Mayor del ejército. No se trataba de un crimen, estábamos en presencia de un genocidio. Fueron muchas las tripulaciones que partieron de Cuba hacia ese país en estado de guerra, todas recibieron esa orden, pero hasta el sol de hoy, nadie se entusiasma a contarlo. Alzo mi copa y brindo por aquellos hombres que perdieron sus vidas en una guerra que no nos pertenecía. ¡Viva la muerte de ese hijoputa!

Existen miles de razones para celebrar la muerte de ese criminal, paradójicamente, algunos cubanos que pretenden desconocer estas realidades, guardan luto por el mayor hijo de puta parido en nuestra tierra. Yo pongo música y celebro por cada una de sus victimas.

Esteban Casañas Lostal. Montreal..Canadá 2016-11-29

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar

Comentarios   

0 #1 RE: Existen razones para festejar la muerte de un tiranoALI GARCIA 18-03-2017 11:52
YO NO BRINDO PUES ME PARECE ALGO TETRICO BRINDAR POR LA MUERTE DE UN ANCIANO(HIJOEPUTA) PERO MAS QUE NADA PORQUE ESA MUERTE NO RESUELVE NADA,NI DEVUELVE LA VIDA A QUIEN LA PERDIÓ,NI LA LIBERTAD A LOS VIVOS,FIDEL YA ESTABA MUERTO POLITICAMENTE DESDE HACE MAS DE 10 AÑOS Y NADA HA CAMBIADO NI CAMBIARÁ A CORTO PLAZO,DE TODAS FORMAS GRACIAS POR TU ARTICULO PUES ES MUY NECESARIO PARA NO OLVIDAR Y EVITAR FUTURAS REPETICIONES,CON TODOS Y PARA EL BIEN DE TODOS ,DECIA MARTI,UN ABRAZO DESDE ROMA
Citar