Cuba es un cuento, compay

Amor en el ocaso

Cuando el amor llega tarde es mal visto, puede ser considerado inmoral, como si los viejos no tuvieran derecho a amar o ser amados. Todo es incorrecto y hasta ridículo. No se te ocurra nunca contar un sueño, describir un rostro, cuerpo o figura. Besar es rancio, debe serlo también los labios que se besan. Babosos, dirán algunos, hasta envenenados de mal aliento. ¿Una erección? Ridículo, pecaminoso, falso, pura comedia. Así nos juzgarán a los viejos, y a los que no lo son tanto.

¿Qué desean para nosotros? La tranquilidad de un sillón asignado como cualquier trono, hasta la muerte llegue. Luego, solo unas horas después, arderá su madera como aquellos Ninots que no fueron premiados. Sobrevirá uno de ellos, después, correrá la misma suerte el día que moleste su existencia, cada viejo tiene su Falla. Un poquito más tarde, solo un poco, dichoso el que sobreviva a los dominios de ese aparatico que ha sustituído nuestros rostros, voces, sentimientos, corazones y también a la familia, seremos pocos los afortunados.

Cuando anuncias estar enamorado, no puedes evitar la emboscada que te preparó el destino. Tratas de escapar, te aferras a un capricho, no tienes edad para amar. ¿Hacer el amor? Es un privilegio concedido para el que no es mayor, mayor digo y es muy variable el metro con el que mido. Hay quien nace viejo, muchos entierran su alma en un corto camino y todos merecemos soportar la misma condena a la incomprensión de que nadie es igual. ¿Hacer el amor? Risas, trompetillas, te transformas en bufón de cualquier fiesta. Tu erección debe ser sustituída, ignorada, tal vez sea considerada una enfermedad tardía, un priapismo inoportuno, debes acudir al médico.

¿Una opción? Eres injusto cuando tratas de escapar y solo deseas vivir lo poco o mucho que te queda de vida.

-Pero ya ustedes son hombres y mujeres. Tienen sus vidas hechas y la mía se apaga como una vela fabricada con mala cera. Tratas de explicar vanamente.

-Te quedan los nietos. Te contestan y acuden a un truco muy en deshuso, de los tiempos de mi abuela. Tratan de impactar en ese sentimiento tan humano, el cariño del abuelo.

-¿Los nietos? Búscalos embriagados en esos aparaticos que ustedes mismos les compraron. Que compraron para cubrir el tiempo que yo les dediqué a empinar chiringas, jugar bolas, pescar guajacones, ver una película y hasta jugar ajedréz. ¿Los nietos? Déjà que seas abuelo, la vida no se detendrá aunque se le rompa el ordenador, el aparato que conectan al televisor, el iphon con el que juegan mientras viajan en tu auto. Cuando yo esté muerto, si acaso recuerdas la fecha de mi muerte, donde se esparcieron mis polvos o enterraron mis huesos. Pasa por ese lugar o en una fecha aproximada para que hables conmigo, yo te escucharé con mucha atención.

-¿Qué haras entonces?

-¿Qué haré? Buscaré los labios que me den un beso, la mano donde agarrarme cuando comience a a fallarme las piernas, el oído que escuche mis reclamos o penas, el corazón que me de abrigo en este invierno, el horizonte donde posarme en el ocaso. Puedes quemar mi sillón, no lo confundas con un Ninot, yo soy el que elige mi Falla.

Estéban Casañas Lostal Montréal..Canadá 2014-07-15

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar