Cuba es un cuento, compay

Aquella flota nuestra. Década 1970-80 - 3

Bueno, si son seres detallistas como los nacidos bajo el signo de Virgo, podrán comprobar sin mucha dificultad que, con esta entrega de imágenes de nuestros buques correspondientes a la presente década, ya suman los cuarenta. Cifra envidiable para cualquier país subdesarrollado y bloqueado por el imperialismo yanqui, eso pienso yo. Lo cierto es que aún no he terminado y me veo obligado a una quinta parte donde no podré incluir la totalidad de buques adquiridos en este período.

¡Hagamos una breve pausa para recrear en algo ese tiempo! Es necesario hacerlo para un pueblo o generación de él tan desmemoriado y unos amigos en el extranjero sumamente desinformados. ¡Demos un paseo por toda la Avenida del Puerto! ¿Qué pueden observar? Estoy convencido que absolutamente nada. ¿Qué veo yo y muchos de mi generación? Toda una avenida repleta de enormes cajas con equipos que ninguna empresa reclamaba por el grado de desorganización existente. No les hablo de una cifra tan irrisoria como cien metros, me refiero a toda la extensión existente desde la Lonja del Comercio hasta los muelles de La Coubre. Cajas, cajas y más cajas que interrumpían el tráfico ante la indolencia de todos los que nos dirigieron en esta etapa. No conformes o satisfechos, el Hipódromo Nacional fue empleado como extensión del puerto. Muy razonable, los juegos de azar se encontraban prohibidos en toda la isla, había que darle uso y cuál no mejor que esconder el producto de toda la indiferencia nacional. ¿Fue solamente en La Habana? Que hablen los habitantes del Mariel, Matanzas, Cárdenas, Nuevitas, Santiago de Cuba, Cienfuegos, etc. Ese lamentable panorama podía observarse a lo largo de toda la isla, peor aún, el almacenaje a cielo abierto de potentes fertilizantes, era arrastrado por las lluvias al seno de nuestras bahías donde, como era de esperar, alteraron la fauna de nuestras aguas hasta eliminarlas totalmente y convertirlas en verdaderos desiertos marítimos donde solo lograron sobrevivir medusas. Mientras todo eso sucedía, éramos precisamente nosotros, los marinos, los encargados de transportar aquellas gigantes encomiendas destinadas a nuestros dirigentes. Los mismos que salían de compras al extranjero y luego olvidaban lo comprado en la Avenida del Puerto.

Como podrán observar, ya no estamos hablando de viejas naves adquiridas de uso, estas imágenes muestran todo lo contrario. Modernos buques fueron puestos en manos de personas mal adiestradas y una administración incompetente que parió en muy poco tiempo la peor de las corrupciones existentes en nuestra tierra. Este tema lo dejaré para la década posterior que es donde cobra mucha más fuerza.

Se compran barcos de todo tipo y de diferentes países, ¿cuánto habrá sido la “comisión” recibida en esas negociaciones? Solo ellos lo sabrán y nunca manifestarán. Lo cierto es que en aquellas adquisiciones y empujados quizás por el desconocimiento, olvidaban comprar piezas de repuestos para las mencionadas naves. Se incrementa de esa manera una “práctica” que no tuvo fin hasta el último de mis días en la isla, el “canibalismo”. Costumbre extendida posteriormente a otras ramas de la economía del país, donde se mutilaba un equipo para continuar dándole vida a otro. Era muy normal ver cómo se le extraía el motor del molinete a un buque fondeado en Nuevitas para instalarlo a un buque de salida en La Habana. Luego, aquel cercenado para justificar una acción “revolucionaria” provocada por el bloqueo norteamericano, debía continuar su “fondeo”, tal vez durante meses, hasta que arribara otro buque homólogo. ¿Y el país, qué rayos escuchaba? Aquellas generaciones tienen que haber olvidado toda la muela radial sobre la “Cadena puerto-transporte-economía interna”.

Por supuesto que todo eso atentaba contra la rentabilidad de la flota, no digo yo. ¿Qué armador soportaría sin pago alguno la detención de sus naves por períodos superiores a los dos meses? No los detengo más, aquí tienen fotos de aquellas hermosas naves que una vez fueron tan infecundas como las vacas de una amiga de Guatemala. Ella compró unas vacas que nunca parían y un día se me ocurrió preguntarle. ¡Ven acá! ¿Los toros de Guatemala son maricones?

Esteban Casañas Lostal. Montreal..Canadá. 2011-04-02

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar