Cuba es un cuento, compay

Aquella flota nuestra. Década 1970-80 - 2

Aquel crecimiento “maravilloso” ante los ojos del pueblo y nuestros vecinos, trajo consigo otros males que nunca pudieron erradicarse. ¿Cómo poder satisfacer la demanda de hombres debidamente preparados para tripular esas naves? La Academia Naval del Mariel se tomaba cuatro años para preparar correctamente a un oficial, pero la “revolución” no podía darse el lujo de esperar. Nace de esa manera y se institucionaliza el “fraude” a nivel gubernamental. Menciono este detalle con conocimiento de causa, porque estuve de profesor en la mencionada academia y se nos “prohibió” suspender a los alumnos para cumplir el “plan de producción”.

Se produce entonces ese choque “generacional’ entre aquellos que fueron debidamente preparados por la vieja escuela y, los otros productos de menor “calidad”. No podemos dejar pasar por alto a ciertas “especies” que se beneficiaron de los “favores” de la revolución y los tiempos que corrían. Individuos que sacaron el título por cursos “externos” donde el fraude era mucho más fácil de realizar por encontrarse fuera de los controles del centro educacional. Fueron muchos, yo diría que muchísimos, los que en menos de un año eran vistos cargando charreteras de Primer Oficial en sus hombros sin tener experiencia, tiempo, singladuras navegadas y menos aún “conocimientos”. Todas esas barbaridades fueron cometidas hasta que se satisfizo la demanda en el mercado de hombres, pero esa etapa consumió más de una década.

Por entonces, la Flota Cubana de Pesca atravesaba la misma o peor situación. Sus hombres salían en modernos buques fábricas a campañas con una duración de seis meses y no fueron pocas las oportunidades en las que muchos de ellos no recibieron sus relevos. Haciendo un breve paréntesis en la Flota Cubana de Pesca, mientras el mundo condenaba al régimen racista sudafricano, Cuba mantenía una base en Ciudad del Cabo.

Para la Empresa Nacional de Cabotaje (posteriormente conocida como Navegación Caribe), la solución de ese problema se resolvía enviando al personal “castigado’ de Mambisa o simplemente trasladaban buques con sus tripulaciones incluidas para esa empresa. En la parte política eran menos exigentes que los que realizaban viajes al exterior. Práctica similar se realizaba en la pesca, donde un alto porcentaje de sus tripulantes eran simples “bandoleros” de nuestros barrios, los únicos en soportar tales sacrificios.

Bueno, creo que hay mucha tela donde cortar en el tratado de este tema. Lo cierto es que el hundimiento de toda una flota mercante como la nuestra, no puede considerarse sin el debido tratamiento a los hombres que pertenecieron a ellas. En menor cuantía, si comparamos las responsabilidades directas del gobierno, no podemos tampoco omitir la acción depredadora de muchísimos de nuestros hombres. Ambos colaboraron estrechamente en ese fracaso y no podemos ocultar esa verdad a las nuevas generaciones. Sin más, los dejo con las imágenes de buques adquiridos en esta década tratada hoy y nos quedan pendientes otras fotos y comentarios.

Un abrazo..

Esteban Casañas Lostal Montreal..Canadá. 2011-03-26

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar