Santería

El mensaje de los Orishas

0
0
0
s2smodern

Una de las formas de predecir el futuro consiste en el proceso de adivinación, propio de muchas culturas.

Particularmente, en la cultura yoruba, los sacerdotes de Ifá, los babalawos, año tras año anuncian las predicciones para el siguiente. Existen tres sistemas adivinatorios: el de Ifá, que usa el ékuele y los ikines (nuez de palma o de kola), que sirven para que Orula se manifieste directamente; el sistema Diloggún (se utilizan 16 caracoles, pero el santero que interviene solamente usa 12), y el Obí (en este sistema utilizan cuatro pedazos de coco que sirven para dar respuestas simples).

En Cuba, hace unos veinte años, la Comisión Organizadora de la Letra del Año, encabezada por los babalawos Guillermo Diago, Víctor Betancourt y Lázaro Cuesta, que agrupa a una mayoría de las ramas o familias de santo de Cuba, según declaran los mencionados sacerdotes, difunde cada inicio de año las predicciones que ellos obtuvieron de los orishas después de una compleja ceremonia presidida por el babalawo de más edad y el babalawo más joven, quien saca la letra. El presente año, según la información ofrecida por la citada Comisión, el orisha regente es Ochosí, acompañado de Oyá.

Ochosí, el cazador y pescador, es uno de los guerreros; junto con Oggún, el dueño de los hierros. Ambos se complementan para acabar con sus presas. Posee dos formas de representación, la más simple es un arco con una flecha, y la otra un hombre con un arco. Ochosí garantiza la comida en las casas y muchos creyentes de la religión Regla de Ocha lo vinculan con las posibilidades de escapar de persecuciones y de la policía.

Según los sacerdotes de Ifá, Ochosí vino al mundo para proporcionar el alimento a los humanos. Es necesario acatar sus requerimientos y tabúes para evitar problemas en los negocios y huir de la pobreza. Este orisha se emparienta con San Norberto. En Haití le llaman Sobo, en Trinidad Tobago se conoce por Ajajá o Ayakbea; en Brasil como Oxosse, dios de la caza, fecundador de las cosechas, protector de los cazadores.

En cuanto al orisha acompañante, Oyá, ella es la diosa del río Níger y dueña de la puerta del cementerio. Primera esposa de Shangó, quien la raptó. La tradición cuenta que el citado río se formó con las lágrimas derramadas por ella cuando falleció su amado. También es guerrera. La tradición dice que acompañó a Shangó en todas las batallas con sus dos espadas y lanzando centellas. En Hatí la nombran Yansán, en Santo Domingo Feribunda y Oyá, en Brasil es Iansá, diosa del huracán, y la relacionan con la Virgen del Carmen, la Candelaria, Santa Teresa de Ávila, Santa Catalina, Santa Filomena, Santa Rosa y Santa Bárbara.

Teniendo en cuenta el orisha regente y a su acompañante, la bandera del año 2007 es mitad azul y mitad amarilla con ribete morado. Para hacer ebbó (limpieza ritual) se deberá usar un pollón, una flecha y una trampa.

Expresan los integrantes de la Comisión que hay que tener cuidado con las enfermedades contagiosas, la lepra, los problemas neurológicas, la garganta, las cuerdas vocales y la impotencia masculina.

En lo referente a acontecimientos sociales, predicen grandes epidemias que pueden abarcar territorios extensos, problemas graves con vecinos, rupturas de convenios entre países e intervenciones militares.

Recomiendan prestar mucha atención al mejoramiento de los sistemas hidráulicos y evitar la contaminación de las aguas potables y el tabaquismo. Consolidar el matrimonio mediante un llamado a la cordura. Tener cuidado y no ser objetos de delaciones por causa de espionaje, porque este es un signo de sentencia y confabulaciones en contra de las personas.

Para ilustrar las anteriores recomendaciones ofrecen los refranes del signo: Cabeza verde, cabeza hueca. Cuando hay cabeza el sombrero no se lleva en las manos. Saco vacío no se para. Inútil mostrar argollas de oro al que no tiene orejas. La lengua habla más rápido que lo que la cabeza piensa.

También anotan que se debe sacrificar un carnero a Eggún y a Shangó.

En la conferencia de prensa realizada el 2 de enero, a la que asistió la prensa extranjera y la independiente, los representantes de la Comisión Organizadora de la Letra del Año enfatizaron que era una letra mala. Insistieron en la limpieza del cuerpo y de las viviendas y calles. Tener calma, pero no estar confiado, porque es un signo de gran peligro, donde la responsabilidad con uno mismo y con los otros es muy importante. Evitar infectarse con enfermedades contagiosas o enfermedades adquiridas en hospitales.

Destacaron que por primera vez en la historia de la letra del año la divinidad regente es Ochosí. Y dadas las características del orisha podrá haber mejoras de alimentos y económicas, pues esta divinidad es la que sale a buscar alimentos. Insistieron en la necesidad de aumentar la procedencia y el caudal cultural personal, pues la persona que es más culta tiene más posibilidades de salvarse. Por tener más conocimientos, sabe escuchar y comprender los peligros que la acechan.

Lucas Garve, Fundación por la Libertad de Expresión

Martes, 09 de Enero del 2007

0
0
0
s2smodern