Humor cubano

¡Problemas con mi rabo, problemas conmigo!

Se apoya en la barra de un bar como si fuera una prolongación más de sus extremidades y pide, chasqueando los dedos, una cerveza al camarero que le observa por encima de los hombros con aire de prepotencia. No hay cosa que más le moleste a Ernesto que el saberse indiferente para el resto. El camarero le sirve con desprecio y él con la misma actitud le lanza dos euros en el plato de plástico con la intención de acabar cuanto antes el vaso para saltar a otro bar hasta que llegue la noche. Se trata de una de las primeras cosas que hizo cuando llego a España y que no ha dejado de hacer desde entonces, esa y el observar a cada uno de los habitantes de esta ciudad que le acogió y que en el fondo le ahoga. Mira el teléfono móvil, teclea los números y espera la contestación al otro lado del auricular. Nadie contesta. Vuelve a mirar la pantalla del teléfono y se dice "no es posible que hoy tampoco este en casa". Se rasca la cabeza y agita los ojos de un lado para otro, confundido entra en otro bar y realiza la misma operación sino fuera porque esta vez bebe mucho más despacio, casi como si estuviera meditando, intenta encender un cigarro de diferentes formas hasta que se percata de que la piedra del mechero estaba en el lugar equivocado, el bolsillo izquierdo del pantalón con agujero incluido la llevo rodando hasta el tobillo y de ahí al piso. Enfadado tira el mechero en la papelera de metal y solicita fuego al camarero que indiferente alarga el brazo con la llama encendida.

Leer más: ¡Problemas con mi rabo, problemas conmigo!

  • Visto: 7409

Todos los pueblos de Cuba tienen su personaje pintoresco, a quien los ciudadanos respetan y protegen. En Jaimanitas hay muchos, y entre ellos sobresale Mongui, el discursista. Un laborioso borrachín que trabaja todo el día en lo que cae para buscarse los 2 CUC que le garanticen la sobrevivencia: la cajita de comida y la botella de Chispa.

Mongui es un osado imitador. La bebida funciona en él como el brebaje del doctor Jekyl que lo convertía en Mister Hyde. Cuando Mongui se da “dos trancazos” se transforma en Fidel Castro y echa a andar por las calles de Jaimanitas hasta el amanecer repitiendo los discursos del Máximo Líder.

Leer más: El chino es más concreto

  • Visto: 6565

Autobiografía para optar por un televisor Panda.

Provengo de una familia humilde, sin televisor ni otro efecto eléctrico. Tuve lactancia materna pura hasta los diez años porque no teníamos dónde calentar la leche.

A esa edad mi padre resultó vanguardia nacional y fue estimulado con una cocina de luz brillante. Mi padre trabajaba las 24 horas del día por miedo a quedarse dormido para el trabajo, pues no tenía despertador.

Leer más: ¡Yo quiero un Televisor Panda!

  • Visto: 6668

Cuba Colonial

Una de las primeras caricaturas que recoge la historia humorística cubana, acaso la primera, es de carácter político y anónimo. En esta hoja volante "encontrada" por Cirilo Villaverde en el Teatro Tacón en 1848, aparece Cuba representada por una vaca ordeñada por todos los gobernadores de turno.

De 1859-1875 apareció EL MORO MUZA el cual estuvo entre los semanarios humorísticos que defendió las posiciones del español en Cuba, sin poder los cubanos contrarrestar la acción de la prensa enemiga por la ausencia de recursos técnicos. Otro objetivo era ridiculizar la situación del Ejército Mambí representándolo como un grupo desordenado de maleantes incapaces de nuclearse en un ejército que combatiera a los militares españoles.

Leer más: Historia del humor en Cuba

  • Visto: 7562

© Copyright Conexión Cubana®  Desde 1998 . Todos los derechos reservados