Tradiciones y leyendas

Entre el tabaquismo y el socialismo hay una fuerte analogía. Antes y después del siglo XX fumar puros y cigarrillos era algo chic. El humo inundaba los lugares públicos. Los ceniceros abundaban más que cualquier otro artefacto. Los medios de comunicación y propaganda promovían el consumo de tabaco.

No hay película de la época en que el galán y no apareciera el cigarrillo en la mano, y los personajes viejos con el tabaco en la boca. Son frecuentes las secuencias del humo ascendente para crear un clima de suspenso.

Para la percepción de los de la época era algo que aumentaba la felicidad de su consumidor, reforzaba la personalidad, elevaba la sensualidad. ¡Cuántas maravillas!

Leer más: Analogía del tabaco cubano

  • Visto: 9740

53 tabacos

Aprovechando que un amigo viajaba a La Habana, le pedí el favor de que me trajera unos tabacos (puros en España)

Este amigo no es un entendido en la materia, por lo que le sugerí que delegase allá en alguien de su confianza. Una vez de regreso me envió 53 tabacos esperando mi veredicto.

¡Oye tu me dirás, pero huelen muy bien! Así me decía con la inquietud del que espera haber acertado. Llegaron bien clasificados por tamaños. De los 53 tabacos llegaron 25 medias coronas, 11 cañonazos, 15 doble coronas, y 2 salomones. Venían en 4 paquetitos muy bien envueltos, en ese papel brillante parecido al celofán, y con el número de tabacos que cada uno llevaba, sin anillas, sin la caja y sus controles, que tanto brillo y oropel gasta la fábrica para hacer eso de que… Por la vista entran más las cosas… no era necesario, su aroma los delataba, eran auténticos. De entrada lo de 53 tabacos, me pareció extraño, todo el mundo suele traer cajas o mazos de 25 unidades, pero vayamos al tema.

Leer más: 53 tabacos

  • Visto: 7725

Cuba, que tiene al habano como uno de sus productos insignia de exportación, busca protegerlo después de que ha sido objeto de falsificación en reiteradas ocasiones.

El reciente decomiso de falsos habanos por agentes del ministerio Público de Costa Rica en varios locales comerciales de San José, reafirma la necesidad de que los fumadores de los famosos tabacos cubanos conozcan las cualidades de los puros hechos en la isla para evitar estafas, reseñó el semanario económico "Opciones".

De acuerdo con la publicación, los compradores deben conocer una serie de signos de distinción que caracterizan cada presentación de esos productos, resguardados bajo la Denominación de Origen Protegida (DOP).

Los auténticos tabacos cubanos tienen Denominación de Origen Protegida, término legal que se reserva para calificar a los mayores de tres gramos, fabricados en la isla, conforme a las normas de calidad establecidas por su industria tabacalera, con variedades de hojas del tipo negro cubano, cultivado en regiones específicas, amparadas también con denominaciones de origen.

Leer más: Habanos con denominación de origen

  • Visto: 12895

Nuevo punto final a la ‘guerra’ de los Cohíba

El Gobierno cubano pierde la última batalla de su lucha por impedir el uso de esa marca de puros en EE UU, emprendida hace 16 años

Salvo el nombre con el que se comercializan, los puros Cohiba que fuman los estadounidenses nada tienen que ver con los que apuraba el Che o con los que disfrutaba Fidel Castro, hasta que su salud le obligó a prescindir de ese placer. Los únicos Cohiba que se pueden adquirir en Estados Unidos, no se fabrican con tabaco del la región cubana de Vuelta Abajo, sino con hojas de la República Dominicana; no tienen la famosa vitola negra y amarilla, reservada durante años a la plutocracia, sino que están anillados por una "O" encarnada; tampoco los fabrica la misma compañía. Los Cohiba estadounidenses, y esa denominación, son propiedad de la empresa afincada en Richmond (Virginia), General Cigar. Los Cohiba cubanos los produce la entidad estatal Cubatabaco. Y así va a seguir siendo por el momento, después de que esta última perdiera su última batalla legal por impedir que la primera venda sus puros en EE UU bajo la marca Cohiba.

Leer más: La guerra de los Cohíba

  • Visto: 11677

Gran escándalo hubo en Holguín al conocerse de la extendida producción artesanal e ilegal de cigarrillos. La magnitud del negocio puede inferirse por lo que informa la policía sobre la ocupación a un ciudadano, de apellido Martínez, de 12 mil cajas de la marca Criollo, de mayor demanda, y 593 de la marca Titán, perfectamente selladas.

Cada cajetilla, con veinte cigarrillos, tiene precio de siete pesos. Los suministradores ilegales las venden a cinco pesos a empleados del comercio minorista, quienes las revenden al público al precio oficial.

Las vías de obtención de la materia prima son muchas. Abdiel Pérez, director de la empresa estatal cigarrera de Holguín, explica que hay extracción de la hoja en rama o desmenuzada, y también de barreduras (desperdicios en el proceso productivo), contaminadas y con exceso de humedad, causa de la deplorable calidad, por mala combustión, del cigarrillo falsificado. Por ello los cigarrillos falsificados, con marcas y envases aparentemente auténticos, carecen de calidad y son un timo al consumidor.

Leer más: Donde fumar es un timo

  • Visto: 11160

© Copyright Conexión Cubana®  Desde 1998 . Todos los derechos reservados