Generalidades culinarias

El café en Cuba

0
0
0
s2smodern

El café no es una bebida. Bueno, si. Es un liquido que entra por la boca. Pero no es una bebida. En Cuba nadie toma café porque tenga sed. Es mas bien una costumbre, es parte de nuestra identidad. Tomar café es como respirar aire.

El café es exactamente lo contrario a la televisión: te hace conversar si estas con alguien, y te hace pensar cuando estas solo.

Cuando llega alguien a tu casa lo primero que dices es Hola, y lo segundo es ¿quieres un buchito de café?

Esto pasa en todas las casas, en la de los ricos y en la de los pobres. Pasa entre mujeres charlatanas y pasa entre hombres serios o inmaduros. Pasa entre los viejos de un asilo o entre jóvenes mientras estudian. Es lo único que podrían compartir muchas personas sin echarse nada en cara. Llueva o este el sol, sea verano o invierno. Es lo único que tenemos en común victimas y verdugos, buenos y malos.

Cuando tienes un hijo, le das café si te lo pide. Le das un sorbito y se sienten que ya son como mama o papa. Luego se te sale el alma del cuerpo cuando ellos mismos te preparan un cafecito a ti.

Cuando conoces a alguien por primera vez, te tomas un café. La gente pregunta cuando no hay confianza: ¿dulce o amargo? El otro responde, "como lo tomes tu".

Cuba es el único país del mundo donde la decisión de dejar de ser chicos a convertirnos en adultos, ocurre en un solo día. En Cuba empezamos a ser grandes o adultos cuando preparamos una cafetera por primer vez. No es porque, es si. EL día que alguien toma café por primera vez, ese día descubre que tiene alma, que puede estar vivo de la emoción. Tomar café por primera vez no es un día cualquiera. Nadie debe de acordarse de la primera vez que tomo café, pero si se acordaran de seguro, el alma de cada uno de esas personas temblaría de la emoción.

Una taza de café entre amigos, no es nada mas y nada menos que una demostración de valores.

Es el respeto por los tiempos pasados, para hablar y escuchar. Es el compañerismo hecho momento, es la sensibilidad del universo mientras brota el agua cafetera arriba con ese aroma inolvidable para cada uno de nosotros.

Es el cariño de alguien cuando te pregunta ¿me quedo bueno? Es la modestia de quien hace la mejor colada del mundo. Es la generosidad de dar hasta el final. Es la justicia de uno por uno. Es la obligación de decir gracias al menos una vez al día.

Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones de tener una buena charla. Por eso estoy seguro de que cuando termines de leer esto vas a tomarte un poco de un pedazo de nuestra Cuba.

0
0
0
s2smodern