Opinando sobre Cuba

Algo más que insólito

Escrito por Luis Yoel Balbuena. Imprimir

Como parte de la polémica suscitada por la publicación del artículo: "Lejos del pasado oscuro, evangélicos crecen en Cuba"; publicamos en esta página la opinión del pastor Luis Yoel Balbuena que nos envía por correo electrónico desde Guáimaro, Cuba.

El artículo con el título: "Lejos del pasado oscuro, evangélicos crecen en Cuba" de la periodista de AP, Andrea Rodríguez, no asume, ni reconoce la más mínima realidad de los evangélicos en Cuba; ni de los Bautistas, ni de los demás concilios "legalizados" y mucho menos de las Iglesia emergente en el periodo Castrista y que no cuentan con ningún tipo de legalidad, ni representatividad en las Oficinas de Asuntos Religiosos; al contrario lo considero un artículo preparado de antemano y que hace mención de pastores y sus criterios solo para hacer notar que se buscó la opinión general de los evangélicos en Cuba. Aunque el pasado es oscuro, el presente es gris con pespuntes negros, en materia de libertad religiosa en Cuba:

Ya no es un país donde la religión se consideraba enemiga de una nueva sociedad, ahora los creyentes verdaderos son considerados contrarrevolucionarios. Y si una iglesia tiene acceso a trabajar unida con instituciones estatales créame que andan más oscuros que el pasado "oscuro" (y valga la redundancia).

Ya no mandan a los pastores a campos de concentración o de trabajo forzado (UMAP), ahora son cartas de advertencia por la policía, derrumbe de sus templos, decomiso indiscriminado, prisión por un delito inventado, etc., etc.

Ya los pastores que no aceptan la manipulación y desafían las amenazas del sistema comunista, no solo son considerados mercenarios, sino agentes de la CIA, pagados por el imperio y no son considerados religiosos sino opositores y disidentes.

Es insólito, que este periódico americano, quiera a la fuerza demostrarle al Presidente Donald Trump que el problema de la falta de libertad religiosa en Cuba está resuelto. Teniendo en cuenta que ese es un asunto medular para desarrollar una nueva política hacia Cuba.

El artículo dice muchas verdades, pero las minimiza, las refuta inmediatamente para quitarle relevancia; y solo usó de los entrevistados, las frases más ajustadas a su interés preconcebido de una nueva y favorable situación religiosa en la Isla.

Gracias a Dios por las organizaciones internacionales, entre ellas a Christian Solidarity Worlwide, con sede en Londres, que es una con que los cubanos podemos contar para hacerle saber al mundo la realidad que vive el pueblo de Dios en Cuba.

Insólito también que hombres de Dios desaprovecharon la oportunidad de hablar con valor y dignidad y en su lugar usaron frases ya gastadas denotando sus temores y su obsesión de patriotismo. Si los templos son derribados por violar la ley pues no hay nada que denunciar, si vas preso por violar la ley y lo admites, no hay nada que denunciar, y si las iglesias siguen funcionando sin problemas, menos hay que denunciar. No sé cómo cayeron en esa trampa mis colegas apostólicos.

Pero es insólito que acto seguido de dar a conocer dos templos derribados, un pastor bajo prisión domiciliaria, la periodista asegura que: "Atrás quedaron los tiempos de represión…"

Insólito es decir: "En Cuba sí hay libertad religiosa", "Lo que no quiere decir que no haya casos muy particulares", como dijo Ortega Dopico, el presidente del CIC. Ese es un reconocimiento descarado que admite las violaciones a la libertad religiosa pero las pone como una excepción justificada de represión; claro está, sus iglesias del Consejo no sufren ningún tipo de represión y hasta tienen representantes en la Asamblea Nacional y hasta comparten los mismos ideales marxistas del gobierno.

En Cuba legalmente hay libertad de culto, la constitución lo reconoce, pero el gobierno la "desconoce" e irrespeta como su carta magna. Al igual que Venezuela tiene una Asamblea Nacional, elegida por la mayoría del pueblo, pero que el gobierno la ha inhabilitado. Una Ley de Culto en Cuba elaborada bajo la dictadura sería un yugo muy difícil de llevar para la Iglesia que quiere ser libre. Sin Ley de culto el gobierno usa el látigo, cuando hagan la Ley de Culto, estarán poniendo grilletes a la Iglesia.

Lo que las autoridades cubanas han entendido es que tienen que tener una iglesia manipulada y sumisa a su voluntad que sirva para dar una imagen de libertad religiosa ante el mundo. Lamentablemente lo han logrado; pero no solo eso, han logrado que periodistas y agencias extranjeras sean amplificadores de sus ideales y de esa falsa realidad ante el mundo. Y que la prensa americana se haya prestado para servir a los intereses castristas, pretendiendo desmentir la actual persecución religiosa en Cuba y la ausencia de libertad de Culto, de reunión o manifestación religiosa ¡eso es más que es insólito! Bendiciones

Por Luis Yoel Balbuena Pérez. Pastor y Maestro, Ministerio Apostólico Solución y Milagro. Forma parte del Movimiento apostólico en Cuba; reside en Guáimaro, Cuba. E mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. . www.Facebook.com/luisyoelb

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s