Opinando sobre Cuba

Cuba e Israel

Entre Israel y Cuba, tanto en geografía como en historia hay muy pocas semejanzas. En términos geográficos las diferencias no pueden ser mayores y en la historia no existen particularidades que los aproximen.

Sin embargo, en lo que respecta a los pueblos si hay vivencias y experiencias que aunque padecidas o protagonizadas en períodos distintos tienden a presentar una cierta analogía.

Cuba e Israel han estado sometidos por igual a la voluntad de poderes imperiales. Han sido encrucijada y meta del quehacer humano y catalizadores de cambios sociopolíticos que trascienden sus humildes fronteras.

Pero curiosamente la relación de estos dos países con las potencias imperiales no se han producido únicamente en un plano dependiente ya que han sido capaces de involucrarlas en sus asuntos domésticos tanto para lograr objetivos internos, cómo para asumir posiciones protagónicas en el ámbito internacional que no habrían ocupado por sus propios medios.

Los proyectos hegemónicos no son ajenos a ninguno de los dos pueblos: Israel desarrolló su influencia sobre un área de notable extensión en la antigüedad y en la actualidad pretende conservar o incrementar ese predominio adecuándolo a las normas contemporáneas de la civilización.

De la vocación hegemónica de Cuba se puede escribir mucho. Su territorio fue punto clave en la conquista de Méjico y en la posterior conquista y colonización de América. Criollos participaron en la penetración española en los hoy Estados Unidos y particularmente en la Florida, es una verdad histórica que Cuba y los cubanos auxiliaron en alguna medida a los independentistas de las nación de las barras y las estrellas.

También es interesante hacer notar que Israel y Cuba han sido pioneros en la tarea de promocionar modelos políticos y culturales, con todo lo que se deriva de ellos, en áreas geopolíticas que son históricamente adversas a los mismos.

La nación judía es promotora de la democracia y el estado de derecho, y defensora de las libertades civiles y religiosas en zonas donde la norma se sitúa entre el absolutismo y la dictadura militar, en un espacio geográfico y cultural donde la autoridad se funda o se organiza en cuarteles-iglesias, por lo tanto Israel, sin ser un estado perfecto, es una herejía socio-política en el llamado Medio Oriente.

Cuba es también un centro herético en América. En la isla los derechos son conculcados de manera sistemática e institucional. La dictadura ideológica, en su manifestación más atroz, el totalitarismo, rige los destinos del país y su gente.

A pesar de una similar herejía en relación a sus respectivos entornos, entre Israel y Cuba hay sólidas y profundas diferencias en la filosofía de gobernar.

Israel es un país que ha confrontado varias contiendas bélicas desde su fundación y numerosos conflictos militares que aunque no se califiquen como guerras no han dejado de ser experiencias traumáticas y costosas en vidas y recursos.

Es una nación que sufre acoso permanente por parte de sus vecinos. Ha estado sometida a verdaderos aislamientos internacionales y donde el terrorismo se manifiesta cruel y regularmente, y como si todo esto fuera poco, el estado israelí alberga dentro de sus fronteras a centenares de miles de personas que potencialmente recusan al estado nacional judío.

Sin embargo, a pesar del acoso y la inestabilidad en el aspecto interno y externo el gobierno de Jerusalén a diferencia del de Cuba asume una conducta que garantiza las libertades religiosas, de expresión, económicas y de movimiento; permite la existencia de partidos políticos aunque estos rivalicen con el estado, produce elecciones periódicas totalmente transparente y ningún liderazgo, incluyendo los fundadores del moderno estado israelí, fueron omnipotentes y menos aun, sintetizaron con su voluntad y acciones la conciencia de la nación como lamentablemente ocurre en Cuba.

Entre el gobierno israelí y el cubano existen sólidas diferencias pero estas se manifiestan con particularidad en el concepto y uso del poder; Israel, a pesar de sus serias crisis militares y políticas es un estado democrático y el de La Habana, en contraposición, se ha transformado en un sultanato con su propia teología del poder que es capaz de crear demonios para no dejar de amenazar con un implacable infierno.

Pedro Corzo - Periodista

  • /general/opinion-portada/5184-algo-mas-que-insolito
  • /general/opinion-portada/5182-tin-marin
0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar