Humor cubano

Ruego que no haya malos entendidos con lo que voy a decir, pues solo es una opinión personal y generalizada, pues en todos los países hay todo tipo de gentes y entre ellas se encuentran muchas excepciones.

A mí, como extranjero, me resulta muy difícil entender el sentido del humor cubano, ese sentido del humor del que tanto presumen.

Miren, para mí el sentido del humor consiste en reírse de todo, siempre y cuando comiences por reírte de ti mismo, que te levantes por las mañanas, te mires al espejo y pienses que eres digno de risa, sin que ello se convierta en ningún tipo de complejo, pues ¿quién es perfecto en este mundo?. Después sales a la calle, te encuentras con alguien de confianza y te ríes de él, siempre sin maldad alguna y con el respeto que te merece,  y te resulta hasta gracioso que se ría él también de ti. Nunca he encontrado problema alguno con eso.

He observado, que muchos cubanos no tienen el mismo concepto, les gusta bromear con todos, pero no entienden cuando bromean con ellos, es más, por regla general lo consideran hasta un ataque. Es por eso que la convivencia a veces se enrarece, no por culpa del cubano, no por culpa nuestra, solo es por diferencia de conceptos.

Y, cómo no, hay cubanos muy graciosos, así que lo mejor que podemos hacer es reírnos todos, ¿no les parece bien?.


¡Problemas con mi rabo, problemas conmigo!

Se apoya en la barra de un bar como si fuera una prolongación más de sus extremidades y pide, chasqueando los dedos, una cerveza al camarero que le observa por encima de los hombros con aire de prepotencia. No hay cosa que más le moleste a Ernesto que el saberse indiferente para el resto. El camarero le sirve con desprecio y él con la misma actitud le lanza dos euros en el plato de plástico con la intención de acabar cuanto antes el vaso para saltar a otro bar hasta que llegue la noche. Se trata de una de las primeras cosas que hizo cuando llego a España y que no ha dejado de hacer desde entonces, esa y el observar a cada uno de los habitantes de esta ciudad que le acogió y que en el fondo le ahoga. Mira el teléfono móvil, teclea los números y espera la contestación al otro lado del auricular. Nadie contesta. Vuelve a mirar la pantalla del teléfono y se dice "no es posible que hoy tampoco este en casa". Se rasca la cabeza y agita los ojos de un lado para otro, confundido entra en otro bar y realiza la misma operación sino fuera porque esta vez bebe mucho más despacio, casi como si estuviera meditando, intenta encender un cigarro de diferentes formas hasta que se percata de que la piedra del mechero estaba en el lugar equivocado, el bolsillo izquierdo del pantalón con agujero incluido la llevo rodando hasta el tobillo y de ahí al piso. Enfadado tira el mechero en la papelera de metal y solicita fuego al camarero que indiferente alarga el brazo con la llama encendida.

0
0
0
s2smodern

El chino es más concreto

Todos los pueblos de Cuba tienen su personaje pintoresco, a quien los ciudadanos respetan y protegen. En Jaimanitas hay muchos, y entre ellos sobresale Mongui, el discursista. Un laborioso borrachín que trabaja todo el día en lo que cae para buscarse los 2 CUC que le garanticen la sobrevivencia: la cajita de comida y la botella de Chispa.

Mongui es un osado imitador. La bebida funciona en él como el brebaje del doctor Jekyl que lo convertía en Mister Hyde. Cuando Mongui se da “dos trancazos” se transforma en Fidel Castro y echa a andar por las calles de Jaimanitas hasta el amanecer repitiendo los discursos del Máximo Líder.

0
0
0
s2smodern

¡Yo quiero un Televisor Panda!

Autobiografía para optar por un televisor Panda.

Provengo de una familia humilde, sin televisor ni otro efecto eléctrico. Tuve lactancia materna pura hasta los diez años porque no teníamos dónde calentar la leche.

A esa edad mi padre resultó vanguardia nacional y fue estimulado con una cocina de luz brillante. Mi padre trabajaba las 24 horas del día por miedo a quedarse dormido para el trabajo, pues no tenía despertador.

0
0
0
s2smodern

Historia del humor en Cuba

Cuba Colonial

Una de las primeras caricaturas que recoge la historia humorística cubana, acaso la primera, es de carácter político y anónimo. En esta hoja volante "encontrada" por Cirilo Villaverde en el Teatro Tacón en 1848, aparece Cuba representada por una vaca ordeñada por todos los gobernadores de turno.

De 1859-1875 apareció EL MORO MUZA el cual estuvo entre los semanarios humorísticos que defendió las posiciones del español en Cuba, sin poder los cubanos contrarrestar la acción de la prensa enemiga por la ausencia de recursos técnicos. Otro objetivo era ridiculizar la situación del Ejército Mambí representándolo como un grupo desordenado de maleantes incapaces de nuclearse en un ejército que combatiera a los militares españoles.

0
0
0
s2smodern

Una familia de Pedros

Nunca imaginé que en el pueblo de Santa Fe, situado al oeste habanero, aparentemente tan tranquilo y sin un pasado turbulento, descubriera a cada rato historias realmente impresionantes, como por ejemplo, la historia de los Pedros.

Son cinco en total: Pedro el padre, tres hijos que se llaman como él, y el más pequeño, José Luís. Todos viven en la misma casa, en calle 19 entre 306 y 308, aunque dividida a lo largo en varias partes independientes, como si se tratara de una cuartería.

0
0
0
s2smodern

La ollita roja

La mujer, algo nerviosa ante lo que parecía una inminente partida, preguntó:

-Hija, ¿revisaste bien? No vaya a ser que por cualquier detalle se nos fastidie la salida. -Sí, sólo queda esperar al inspector.

En ese momento tocaron a la puerta. Era el funcionario. Inventario en mano inició la revisión. Primero el auto, un Chevrolet de 1953, en buen estado. Después la sala, el comedor. Luego entró en las habitaciones. La última fue la de la abuela. Miró debajo de la cama. Sí, ahí estaba el orinal. Entró en la cocina y repasó el inventario: refrigerador marca Westinghouse, americano, año 1950. Comprobó el buen funcionamiento del equipo. Había también una mesa con sus cuatro sillas y una tostadora de pan antigua. La inspección se centró finalmente en los cacharros de cocina, uno por uno; acercó el papel a sus ojos, volvió a leer y dijo:

0
0
0
s2smodern

El zapatazo

¡Coño, caballeros! Estoy contento, me la han puesto de jamón. No hacen falta balas, ni banderitas, ni movilizaciones, ni nada de eso que exigen para convertirse en un héroe de la noche a la mañana. ¡Uuuun zapato! Yo no había pensado en eso. Con un buen zapatazo aparezco a los pocos minutos por televisión y hablan de mí hasta los presidentes. Va y escapo de paso de la pincha que tengo, y hasta me filman una película. ¡Me veo, me veo!

-¡5,4,3,2,1, cámara, acción! Ahí mismo es donde debo arremeterle un buen zapatazo a un cabrón, ¿a cuál de ellos?

0
0
0
s2smodern

El actor

Nicasio Pérez estaba retirado. Vivía de su modesta pensión y trabajitos que hacía en la barriada. Fue cartero durante veinticinco años. Cuando se jubiló el médico le dijo: ” Tienes que caminar todos los días y poco a poco reducir tus caminatas para que tu organismo se adapte a tu nueva vida, de otra manera podrías tener problemas.”

Nicasio caminó durante una semana, caminó desde Luyanó hasta el parque de la Fraternidad, como le dijo el médico, pero depués se quedó en cama descansando. Pensó que había caminado bastante en su vida.

Por la mañana daba una vuelta. Visitaba a los amigos o leía los períodicos o iba a jugar dominó con su amigo Loló, un carpintero

0
0
0
s2smodern

¿Tú eres cubano?

Si no lo sabes, seguro que te darías cuenta si……….,

1) Alguna vez te han pegado con una chancleta.

2) Creciste teniéndole miedo al coco.

3) Si otros te dicen que dejes de gritar cuando solo estas hablando.

5) Si usas tu boca para apuntar a alguien.

6) Si tu, constantemente, te refieres a cualquier cereal como "Con fleis."

0
0
0
s2smodern
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4