El tabaco cubano

Charlando distendidamente con Robaina

Hablando de las excelencias de la tierra en la provincia de Pinar del Río donde todo lo que se planta tiene la bonanza de ser mimado por la bondadosa tierra de el famoso cuadrilátero, recuerdo que tomando café con don Alejandro Robaina y comentando lo rico que estaba dijo. Este café que estamos tomando es de esta finca, aquí plantas café, tomates, papas, aguacates, lo que sea y sale de primera.

Hablando de la bonaza de la tierra en la provincia de Pinar del Río me comentó. Los españoles antes de llegar a esta provincia probaron a plantar tabaco, me nombró tres lugares de la Isla que no recuerdo por ser partidas o pedanías de la Isla de Cuba que desconozco, pero cuando llegaron y plantaron aquí en la provincia de Pinar del Río y dijeron. ¡Se acabaron las pruebas, aquí plantaremos el tabaco y ya!.

Decía, yo he volado mucho últimamente, un día en uno de sus múltiples vuelos las azafatas le dijeron al comandante del Avión, llevamos en el pasaje a D. Alejandro Robaina.... ¡Dígale que pase a la cabina de vuelo!... Resultado el Comandante y yo fumando en la cabina del Avión.

Estábamos enzarzados en amena conversación de dos amantes del tabaco, estaba su hijo presente este vio el interés del visitante por todo lo que olía a tabaco con preguntas algo más técnicas o menos corrientes de lo habitual y el agradable tono de la charla del padre en las respuestas, eran preguntas distintas a la de los turistas convencionales, se salían de lo usual y en un momento de la conversación el hijo espetó... ¡¡Chico tu comes tabaco!!.

Le dejé a un empleado de Robaina mi cámara de fotos con el encargo de que mientras conversaba con el nos hiciera fotos no me enteré de las que hizo por la agradable charla con el, si me dijo el empleado.¡ Hacía tiempo que no lo veía discutir tan entusiasmado!.

En una ocasión estando en su casa se hacía la hora del almuerzo el hijo por la edad de el padre hizo un gesto de que los turistas lo asediaban a preguntas Robaina no se movía de la silla tomaba y fumaba, yo me di cuenta y le dije... Don Alejandro es la hora del almuerzo, el no se daba cuenta de la hora que era con esto digo lo de su amabilidad, gesto que me agradecieron en la familia.

Me había firmado unas fotos, un libro de puros, unos tabacos, un Pulover con su cara impresa y me regaló un sello editado por el gobierno de la revolución, diciéndome, solo tenemos en Cuba sello personalizado el Che y yo, ni Fidel lo tiene, una turista oriental me vio el Pulover y preguntó por uno, don Alejandro se hizo una foto con la turista poniéndole el Pulover por encima, ella creyó que era un regalo, Robaina le dijo que no era de el, yo al ver aquello le dije regáleselo. El me agradeció el gesto, dijo esto solo es capaz de hacerlo un español. Me comento que sus antepasados eran españoles concretamente de las Islas Canarias y Santander.

Al despedirme le dije: don Alejandro en Navidad vuelvo a Cuba, le traeré Turrón. Contestación ...¡Y no poco!.

No recuerdo la cantidad de cosas que hablaríamos en las distintas ocasiones que lo visité, las que recuerdo aquí quedan relatadas.

Quedé con él y con su hijo que en cuanto volviera de España en un próximo viaje, hacer en la casa de Robaina una Paella, reto que todavía tengo pendiente en volver con toda seguridad la haré.

Viernes, 05 de Agosto del 2005

Nos dejó el viejo veguero

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar