Deportes

Judokickbox

0
0
0
s2smodern

Artes marciales “a la cubana”

Al principio los tildaron de locos y algunos hasta rieron cuando Erik Castaños y Carlos Finalés decidieron crear un arte marcial con profundo sabor cubano, porque, como les dijo uno de los dudosos “el espíritu leve de ustedes no va con el rigor del carácter asiático”.

Pero 12 años después de que ambos comenzaran a darle vueltas a la idea, el Judokickbox –que alguien definiera como una disciplina donde la guapería va mano a mano con la disciplina– va prendiendo en los cuerpos y las mentes de muchos en todo el mundo y, especialmente, en la isla, a pesar de vivir en un estado de cero reconocimiento oficial y algo de tolerancia.

Básicamente, el Judokickbox es una mezcla de varias disciplinas como el Judo, el Kickboxing y el Boxeo, con algo de otras al estilo del Karate y el Taekwondo, pero mezcladas bajo el ritmo y la cadencia de la manera de pelear de los antillanos.

“Nosotros decíamos, si los brasileños inventaron el Jiu-Jitsu brasilero, por qué nosotros no podemos hacer algo que recoja nuestra manera de combatir intensa y flexible’’, expresó Finalés. “Le dije a Erik que uniéramos fuerzas y pensáramos en algo que nos identificara. Así que por allá por el 2002 comenzó todo’’.

Durante meses, Castaños y Finalés, ambos provenientes de las artes marciales tradicionales y vencedores en varios torneos internacionales se encerraron a escribir –y poner en práctica– un libro que es reconocido como la Biblia de la nueva creación y que sirve de punto de referencia internacional.

Poco a poco, primero con la fuerza de los mensajes de boca en boca y luego con la del ejemplo de las demostraciones, la pequeña semilla sembrada en un gimnasio de Miami comenzó a crecer en varias direcciones.

Desde el concepto de ambos se idearon las técnicas, los kimonos y los cinturones rojo, azul y blanco, como la bandera de la tierra que les vio nacer, así como las combinaciones de golpes y patadas de basamento asiático, pero proyección criolla.

“En un momento comenzamos a comentarle del Judokickbox a nuestros amigos en Cuba, gente que provenía del mismo fundamento y el amor a las artes marciales”, explicó Castaños, un multicampeón en Kickboxing. “Hoy contamos con casi mil practicantes de nuestra arte marcial en 11 provincias de la isla”.

Para evitar complicaciones a los nuevos conversos cubanos, los pioneros les concedieron a los pupilos un poder para desarrollar el Judokickbox de manera independiente de modo que allá no se sintieran presionados por los creadores de Miami, ni que el gobierno cubano pensara que había un ánimo de lucro o de injerencia.

Hoy en día se han desarrollado dos torneos nacionales al margen de la programación oficial, de la Federación Cubana de Artes Marciales, y gracias a un sacrificio que saca las lágrimas de los fundadores cada vez que revisan los videos que les envían desde La Habana.

“Es increíble lo han logrado en tan poco tiempo y con un mínimo de recursos, gente como Osvaldo George y Sarbelio Bello, presidente y director técnico de la disciplina, y sobre todo, los deportistas que aportan su dinero, su tiempo y su pasión’’, indica Finalés. “Ellos han tomado las reglas básicas de nuestro libro y han forjado algo nuevo, con vida propia que crece y se expande’’.

La prueba de fuego para Judokickbox será este 17 de enero, cuando bajo la sombrilla de House of Fame, uno de los más grandes organismos de artes marciales mixtas, se celebre el torneo Cuba vs. EEUU en el Bank United Center de Miami, donde ocho practicantes de la isla enfrentarán a rivales nacidos o nacionalizados en este país.

Pero aunque se trata de una disciplina con aroma cubano, el Judokickbox ya tiene sucursales en Chile, Nicaragua, Perú, Panamá y muy pronto abrirá dos gimnasios, en Aguascalientes y Veracruz, México.

“Resulta reconfortante ver que esta idea forjada en la cadencia nuestra es atractiva para gente de cualquier parte del mundo’’, afirmó Fraibel Hernández, director técnico para el área de Estados Unidos. “Estamos viendo las primeras generaciones de practicantes y las expectativas nos superan. El Judokickbox llegó para quedarse’’.

El Nuevo Herald

0
0
0
s2smodern