Deportes

El deporte en Cuba está perdiendo glamour. Ya no es aquel crucero de placer donde los cubanos descansábamos y encontrábamos muchos motivos para sentirnos bendecidos por haber nacido en este archipiélago. Si uno lo mira bien (al deporte en Cuba), como si fuera un turista deseoso de descubrir su destino, encontraríamos una imagen parecida a de la Habana Vieja en la distancia: un pedazo de ciudad colosal, con un centro histórico alucinante, imponente, pero que si nos adentramos, vemos que buena parte de esa belleza se cae a pedazos.
El flujo de atletas que deciden marcharse para probar fortuna fuera de casa, ahorita se vuelve río y luego mar (las estadísticas van en puro ascenso), porque no solo las estrellas deciden emigrar. Ya hasta los menos dotados, los de menor talento, también recogen sus maletas y dicen adiós.
De ser una potencia en muchos de los deportes más practicados a nivel mundial, hemos pasado a ser una cantera, una empresa de exportación de atletas que cocina y entrega deportistas a la carta.
Por Abraham Jiménez Enoa

Deportistas cubanos en España

Así llegaron a España Orlando Ortega y otros atletas cubanos.

Forman la 'Pequeña Habana' de Madrid, deportistas que dejaron en la isla a familiares para encontrar en nuestro país las condiciones para competir.

Miden todos más o menos 1,85 metros y gastan cuerpos estilizados y musculosos, producto de sus entrenamientos y de sus genes. Son de lo mejor del atletismo mundial y han nacido en Cuba, aunque ahora son españoles o quieren serlo y ganar medallas bajo nuestra bandera. Son la Pequeña Habana de Madrid, donde el destino, su excelencia atlética y el deseo de triunfar los han reunido. Omar Cisneros, de 26 años, es casi un recién llegado. Compitió en Cuba, en su Camagüey natal, por última vez, en mayo de 2015. Después viajó a competir a Europa, buscando infructuosamente la mínima para el Mundial de Pekín.

0
0
0
s2smodern

Julio Alfonso

El cubano-guaymense Julio Alfonso representa otro de los grandes héroes del béisbol de las Ligas de Sonora y de la Costa del Pacífico.

En su tiempo, gran protagonista del pitcheo en todos los parques donde se le vio jugar, especialmente alcanzando la talla de gran ídolo en el viejo Abelardo L. Rodríguez de los Ostioneros, el equipo de su vida en México.

Fue el pítcher que le dio el primer título a Guaymas en lo que fue la segunda temporada veraniega de la Liga de Sonora al vencer 4-3 en la gran final a los Rieleros de Empalme y al pítcher Dammy García.

Luego, al inaugurarse la Costa del Pacífico (1945-46), fue el primero en lanzar una blanqueada (2-0) siendo sus víctimas los Tacuarineros de Culiacán y superando en el duelo a Lupe Ortegón.

0
0
0
s2smodern

La profecía del gallego y Tony Taylor

En mi larga existencia en el mundo del béisbol, he visto cosas que me han llamado la atención, por su carácter peculiar. En la pelota de Minas de Matahambre jugó un ruso, por las décadas del cuarenta y el cincuenta del siglo pasado, quien según palabras de mi padre, defendió el short stop como nadie, incluyendo al genial Willie Miranda y al no menos prodigioso Germán Mesa. También lanzaba, a más de noventa millas, como se mide hoy, otro corpulento y violento al que le decían «El Moro». En segunda teníamos un japonés, Nilo Uratsuka, de buenas manos, veloz, sobre todo para la percepción de nuestros ojos, dada sus cortas extremidades.

Ni uno era una cosa ni el otro la otra. «El rusito» solo conoció Cuba, vino de brazos para acá. El «Moro de Quinto», hijo de un fornido minero, no tenía ni ápice de aquellas tierras; ni qué decir de Uratsuka, jamás ha visto Japón, si no es en películas o por televisión; nació en Cuba.

0
0
0
s2smodern

Desertores cubanos y los grandes fracasos

Las firmas de jugadores cubanos que desertaron de la isla caribeña han estado rodeadas de nubes oscuras y en su gran mayoría han sido un fiasco para el béisbol.

Los jugadores jóvenes de los demás países latinoamericanos deben pasar todo tipo de pruebas, exigencias y críticas cuando reciben un buen dinero por fichar al profesionalismo, en tanto los cubanos, incluida la parafernalia política, tienen todo tipo de privilegios a la hora de estampar sus firmas.

Los equipos de las Mayores se han enamorado de esos peloteros, quienes tras pasar tantas calamidades en Cuba se aburguesan, engordan, se lesionan y les molesta el sol y el intenso frío norteamericano. Los hermanos Gourriel, por poner un ejemplo, no han firmado todavía, pero se están dando una vida de príncipes. Los desertores, en su gran mayoría, son los peloteros más ingratos y tramposos del globo terráqueo.

0
0
0
s2smodern

Camilo Pascual o el tiempo equivocado

Cuando empezó a jugar beisbol era "el hermano de Patato" y, en la historia del juego, tal vez haya sido el jugador mas barato adquirido por un club en una liga profesional; porque la transacción que le envió al Cienfuegos desde el Marianao se concreto así: "…dame 12 bates y llévatelo…" De esa forma, los Elefantes de la Liga Cubana adicionaron a su departamento monticular a uno de los más notables y dominantes lanzadores cubanos e hispanos de todos los tiempos.

Patato había sido la estrella del club Ceiba en la temporada juvenil de 1947 y su joven hermano, de solo 13 anos, su fanático más incondicional. Después vendría la liga cubana para Carlos, el Big Spring de la Longhorn League, en Texas y, en 1950, los Senadores de Washington. Patato era un corajudo y valioso pitcher y jugador de cuadro de inteligencia innata para el juego, aptitud que le llevo a ser un buscador de talento triunfador y un manager de talla, capaz de conducir al Magallanes a la primera Serie del Caribe que gano Venezuela en 1970. Durante su niñez y adolescencia, observando a su hermano, Camilo se debatía entre jugar el campo corto; o utilizar la serpentina; pero, cuando firmo para los sempiternos "malísimos" de siempre, los sotaneros por excelencia de la época cuando las Grandes Ligas eran verdaderamente grandes, los Senadores de Washington, ya estaba decidido a ocupar la posición que le convirtió en leyenda. Tenía solo 17 anos cuando comenzó su carrera profesional en Ligas Menores, como Patato, también con los Broncos de Big Spring.

0
0
0
s2smodern

Raúl Navarro

Orgullo de Matanzas

Trasladémonos en el túnel del tiempo y juntos recordemos a un gran receptor de las históricas décadas 40`s y 50`s: Raúl Navarro.

Le llamaban “Socio” de cariño, respeto y también de admiración.

La afición de aquella época nunca olvida su entrega y pundonor para jugar… y sus panorámicos cuadrangulares.

El más representativo fue aquel que le dio a los Petroleros de Poza Rica en las inolvidables confrontaciones entre los circuitos invernales de la Costa y la Invernal Veracruzana.

0
0
0
s2smodern

La pelota cubana se desangra

Temerosos de que se les asociara con la amenaza comunista durante la era McCarthy en los años 50, los Rojos de Cincinnati se cambiaron oficialmente el nombre a Redlegs de Cincinnati.

Varias décadas después y tras la firma de Aroldis Chapman por $30 millones, nadie puede acusarlos de hacerle el juego a la ideología de Carlos Marx y Vladimir Lenin, sino todo lo contrario.

Chapman es el último pelotero cubano de una verdadera estampida que ha desangrado el más querido de los deportes de la mayor de las Antillas, al punto de convertir a su poderoso equipo nacional en un club destinado al fracaso.

0
0
0
s2smodern

Estadios destartalados

¿Queda en Cuba alguna instalación deportiva que funcione bien?

Desde antes de comenzar la 63 edición del evento de atletismo Memorial Barrientos, los espacios deportivos de la prensa oficialista insistían en que esta competencia sería mejor que la de años anteriores, pues la Asociación Norte-Centroamericana y del Caribe de Atletismo piensa colocar al Barrientos entre los certámenes principales de este deporte en la región para el venidero 2017.

Sin embargo, la cita que acaba de concluir en el Estadio Panamericano de La Habana dejó mucho que desear. Brillaron por su ausencia las principales figuras del atletismo cubano, en las que el país tiene depositadas sus esperanzas con vistas a las olimpiadas de Río de Janeiro. Son los casos de la garrochista Yarisley Silva, la discóbola Denia Caballero y el triplista Pedro Pablo Pichardo. El vallista Dayron Robles, reincorporado recientemente a la selección nacional, no compitió por estar lastimado, según informaron autoridades.

0
0
0
s2smodern

De piscinas secas no salen campeones

Jóvenes nadadores cubanos con talento jamás podrán probarse a sí mismos

Alejandro es un joven de 17 años que se siente frustrado por no cumplir su sueño: convertirse en un nadador de élite. La falta de piscinas en buen estado le hizo desistir de su meta.

Los combinados deportivos, encargados del desarrollo del deporte en edades tempranas y ubicados en los 15 municipios de La Habana, no contribuyen con nadadores para el Centro de Alto Rendimientos (CEAR) "Marcelo Salado", que es ya una academia de donde salen los deportistas que representan a Cuba en competencias internacionales. La ausencia de piscinas en dichas instalaciones deportivas da pie a que la masividad de este deporte sea una utopía.

0
0
0
s2smodern

Orlando 'El Duque' Hernández

Sueños que se hacen realidad

Orlando “El Duque” Hernández nació en la provincia de Villa Clara, Cuba el 11 de octubre de 1969. Desde muy pequeño se interesó por el béisbol demostrando una gran habilidad dentro de su entorno.

En una historia como sacada de las películas “El Duque” escapa de Cuba en diciembre de 1997 en compañía de unos amigos siendo rescatado en alta mar por la Guardia Costanera Americana.

0
0
0
s2smodern

Kid Tunero

Una gloria olvidada del boxeo cubano.

Evelio Mustelier, Kid Tunero, es una de las glorias del boxeo cubano. Inexplicablemente, a pesar de sus sonados triunfos dentro del ring, y de su vida sin tacha, se le mantiene en el olvido.

Nació en Victoria de Las Tunas (hoy provincia Las Tunas), en la zona oriental del país el 19 de mayo de 1919. A los once meses de nacido el Kid, sus padres emigraron al municipio Banes. Allí el futuro campeón pasó su niñez y adolescencia.

0
0
0
s2smodern
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4