La Isla” es mía y se encuentra por su condición insular rodeada por el mar. No es una cualquiera, fue el paraíso prometido donde no solo se comieron las manzanas. Pecado peor fue convertir el árbol en leña para cocinar todas nuestras pasiones, odios, envidias, cobardías, delaciones, enajenaciones, morbosidad, complicidad, silencios. La Isla es el campo donde se desarrolla una interminable batalla entre el ser y la conciencia del autor. No ajeno a ella, es contagiado en ocasiones por ese virus que logra enfermar a todos. Su mundo no es ése y nos muestra su inconformidad de diferentes maneras. Es sumamente vulgar en oportunidades y su lenguaje soez se comporta como una coraza protectora dentro del medio donde se desarrolla. Ataca sin piedad a quienes le destruyeron sus sueños y sumaron una línea más a la obra de las frustraciones que allí se viven. Sin embargo, hace regresos a todo el amor incubado en su mente y corazón, lo refleja cuando habla con cariño de personas que influyeron en esos sentimientos que nunca lo abandonaron.

Seguir leyendo...


Inicio

-¿Qué es Cuba para ti? Me preguntó Tony Cortés en una entrevista.
-¿Cuba? Cuba eres tú, Cuba soy yo, Cuba es el operador de tu cámara, Cuba son esos nietos míos nacidos aquí en Canadá. Esta es la Cuba que yo soñé para los cubanos, la idílica, la hermosa, la legada por nuestros abuelos, no existe. Desapareció como la Atlántida.

Inicio

-¿Has regresado a Cuba?
-¡No! Tampoco lo haré mientras tenga que pagar una humillante visa para pisar la tierra que me vio nacer. Está contemplado en mi testamento que eso no ocurra ni después de muerto, solo será posible cuando exista una verdadera libertad y democracia

Inicio

-¿Extrañas a Cuba?
-Fui hombre de mar sin arraigo a ninguna tierra, no pienso morir de nostalgia como miles de nuestros viejitos. Llevo veinte años de destierro y cuando me detengo a conversar en los mercados con haitianos, chinos o latinos, me aferro a la sensación de que siempre he vivido aquí.


Y si tenéis por rey a un déspota, deberéis destronarlo, pero comprobad que el trono que erigiera en vuestro interior ha sido antes destruido.–Jalil Gibrán

Es difícil ser bueno y fuerte a la vez. Y, por lo común, cuanto más fuerte se es menos razón se tiene. –Enrique Tierno Galván.

Hay dos tipos de personas en la Tierra, aquellas que se elevan y aquellas que se inclinan. –Ella Wheeler Wilcox

Be Sociable, Share!